23 de Marzo, 2019

    Secciones

    Buscar artículos
    Nuestros Blogys


























Salud Mental



Página 3 de 3  


Al insulina en relación a la enfermedad de Alzheimer


La insulina y su relación con el Alzheimer



Según datos preliminares de un estudio, la insulina, además de ser la principal herramienta para combatir la diabetes, también podría ser una importante aliada en la lucha contra el Alzheimer.

Este trabajo, cuyas conclusiones se publican en el último número de la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences', muestra que, al menos 'in vitro', la hormona es capaz de proteger a las neuronas del deterioro que provoca la enfermedad degenerativa. En las personas que sufren Alzheimer se produce la acumulación de unas proteínas, denominadas ligandos beta-amiloides solubles (ADDLs), en las neuronas y que son consideradas la principal causa de la pérdida precoz de memoria y de la degeneración que se produce en el paciente.

"Cuando estas proteínas entran en contacto con las neuronas provocan graves daños. Este deterioro afecta al funcionamiento de estructuras neuronales cruciales para el funcionamiento del cerebro, como la sinapsis (comunicación entre neuronas), lo que provoca las pérdidas de memoria", explica a Fernanda G. de Felice, una de las autoras de este trabajo.

Fernanda G. de Felice, profesora de bioquímica de la Universidad de Río de Janeiro, Brasil, junto a un equipo de investigadores estadounidenses y brasileños, partió de la hipótesis de que existen mecanismos celulares capaces de proteger a las neuronas de la toxicidad producida por la acumulación de las ADDLs y que uno de ellos podría ser la acción de la insulina.

Para verificar su teoría, tomaron varias neuronas del hipocampo –una zona del cerebro donde se 'almacena' la memoria- y, en el laboratorio, reprodujeron la 'amenaza' de la enfermedad para, después, tratar las células con insulina y rosiglitazona, un fármaco antidiabético que actúa reduciendo los niveles de azúcar en sangre. Tras los análisis, los estudiosos comprobaron que la insulina era capaz de frenar el daño en las neuronas expuestas a las proteínas tóxicas. "La hormona bloqueaba el ataque a las células nerviosas, por lo que era capaz de prevenir los efectos dañinos esperados", comenta De Felice. Según sus datos, este efecto positivo se veía aumentado por la acción de la rosiglitazona. "Con este fármaco se necesitaban dosis más bajas de insulina para proteger a las neuronas del efecto tóxico", añade.

Además, en un trabajo anterior, este equipo ya puso de manifiesto que podría existir una relación muy estrecha entre el Alzheimer y la insulina. Según sus datos, al 'atacar' a las neuronas, la enfermedad elimina los receptores de insulina de la superficie de las células nerviosas, haciendo que se vuelvan resistentes a esta hormona y pierdan muchas de sus propiedades. "Nuestros resultados indican que el Alzheimer, por tanto, puede considerarse de hecho un 'tipo 3 de diabetes' que sólo afecta al cerebro", remarca De Felice.

Para este equipo de investigadores, los resultados de ambas investigaciones son de gran importancia, ya que abren la puerta a nuevas dianas terapéuticas contra la enfermedad. Los investigadores puntualizan que pronto probarán su hipótesis en modelos animales.



Publicado por Irma Ocampo en Salud Mental

8 de Febrero, 2009 (12:00H)


El infarto cerebral


El infarto cerebral

El infarto cerebral o ictus se produce cuando una arteria del cerebro se obstruye o se rompe y deja de suministrar riego sanguíneo a las células del cerebro. Éstas dejan de recibir oxígeno y acaban muriendo.


Es muy importante detectar con anticipación los síntomas del infarto cerebral para poner remedio antes de sufrir uno. El adormecimiento en diferentes partes de la cara como los labios, los ojos (que en algunos casos se quedan torcidos) o en las extremidades puede ser un síntoma.


El dolor de cabeza, los mareos o la pérdida de conciencia pueden ser síntomas, al igual que tener problemas para ver o mantener una conversación. Es importante realizar análisis de sangre periódicamente sobre todo si tenemos antecedentes familiares, o si tenemos una edad crítica para sufrir infarto cerebral que se sitúa entorno a los 50 años. En el caso de las mujeres el riesgo aumenta con la menopausia. Un test de colesterol y los triglicéridos en sangre, te ayuda a conocer si eres propenso a sufrir este tipo de shock.


Por otro lado, es importante controlar la presión arterial, pues una tensión alta es un síntoma de una mala circulación sanguínea que puede desembocar en un infarto cerebral. Mantener una alimentación adecuada es fundamental. Debe ser equilibrada, baja en sal y sobre todo debemos evitar las grasas saturadas que son las principales causantes del colesterol y los triglicéridos.




Publicado por Irma Ocampo en Salud Mental

26 de Agosto, 2008 (06:00H)


Comer en familia puede evitar a que niñas adolescentes recurran a las drogas y el alcohol


Si tienes una niña en casa y no sueles comer con ella, debes prestar mucha atención a esta noticia. Investigadores de la universidad de Minnessota concluyeron que tomar los alimentos en familia puede reducir la probabilidad de que una niña adolescente recurra a las drogas o el alcohol.

"Uno de los hallazgos clave que tenemos aquí es para las niñas", dijo Maria Eisenberg, profesora asistente de pediatría en la Facultad de medicina de la Universidad de Minnesota y autora del estudio. "Encontramos que las niñas que comían en familia regularmente tenían la mitad de probabilidades de iniciar uso de cigarrillos, alcohol o marihuana en el periodo de cinco años".

Los investigadores estudiaron a 806 adolescentes (55% de niñas y 45% niños) desde 1998, cuando los menores tenían trece años. Hicieron un seguimiento de los sujetos cinco años más tarde y establecieron que, las niñas que regularmente habían compartido los alimentos con su familia, a los 18 años tenían un riesgo mucho menor de abuso de sustancias prohibidas.

Via : HealthDay

Publicado por Irma Ocampo en Salud Mental

30 de Julio, 2008 (01:00H)


Páginas: 1 | 2 | 3 | Inicio






  Blogs

© 2006 - 2019 Blogys
El blog de la buena salud