24 de Mayo, 2017

    Secciones

    Buscar artículos
    Nuestros Blogys


























Salud Mental



Página 1 de 3  


Ejercicios para mantenerse en forma


Si deseamos sacar el máximo provecho al deporte, bajar algunos kilitos de más y reducir el riesgo de sufrir alguna enfermedad, es necesario madrugar, hacer ejercicios antes de desayunar. Los estudios demuestran que para mantener el peso adecuado y evitar algunas enfermedades lo más recomendable es hacer ejercicios antes de la primera comida.


La mayoría de los españoles considera que el impedimento para realizar ejercicios es la falta de tiempo y que el trabajo es el principal impedimento. Desde un simple paseo por las calles o parque hasta un tipo de deporte ayuda a mantenerse en forma y a prevenir las enfermedades futuras. Para muchas personas es más sencillo y divertido realizar ejercicios con los amigos o con la pareja.


Existen varios tipos de ejercicios:


Ejercicios cardiovasculares: estos ejercicios ayudan a fortalecer el corazón y mejorar el sistema cardiorespiratorio.



Ejercicios de fuerza: Este tipo de ejercicios se debe realizar 2-3 veces a la semana con una duración de 60-90minutos. Estos ejercicios ayudan a mejorar el tono muscular y evitan dolores de espalda.



Ejercicios de estiramiento: Se recomienda realizar estos ejercicios a diario, esto ayudará a que nuestros músculos sean más flexibles.





Además de que la práctica de ejercicios sea muy recomendable para la salud, nos proporcionan un buen estado de ánimo así como una mejor apariencia para lucir una buena figura sobre todo en verano, donde las islas y playas del país se llenan de personas que han cuidado su figura durante las pasadas estaciones, puedes disfrutar del sol, playa, arena y buen ambiente.




Publicado por Julieta Valenzuela en Salud Mental

26 de Noviembre, 2011 (01:00H)


Alargar tu vida conviviendo con los compañeros de trabajo


Está más que claro que el lugar donde trabajas es tu segundo hogar, se podría decir que en ocasiones es donde más tiempo pasas, y a veces llegas hasta allí desganado, pero estas equivocado, no debería ser así, todo lo contrario, el lugar de trabajo debe ser donde te sientas feliz, para esto debes llevarte bien con los compañeros de trabajo, saber convivir con ellos, sólo así alargarás tu vida. Siendo un buen trabajador y llevándote bien con los compañeros es fácil obtener una carta de recomendación, lo que te supondrá tener más fácil encontrar otro trabajo si fuera necesario.


Alarga tu vida convive en el trabajo


Por el trabajo no vemos con frecuencia a los amigos más cercanos e incluso a los familiares, no tenemos el tiempo suficiente de ocio o para reunirnos con ellos así alegrar nuestras vidas. Por tanto, para mejorar el clima laboral, tiene mucho sentido lógico esta recomendación, si el lugar de trabajo es donde más horas pasamos está claro que la vivencia en el trabajo influye notablemente en nuestro estado de ánimo, en nuestras emociones y todo esto en nuestra salud.


La convivencia en el trabajo alarga tu vida


La convivencia en el trabajo



Este importante alcance que te damos está corroborado por un estudio realizado en la universidad de Tel Aviv en un grupo de 820 personas, indican que los trabajadores que mejor se llevan con sus compañeros, tienen el apoyo de ellos, aumentan su salud a largo plazo, teniendo en mente las mejores ideas para mejorar el clima laboral de la empresa en la que trabajas.


Estos resultados se publicaron en la revista Health Psychology, de esa forma reflejan que la salud mental influye en nuestra calidad de vida así como en el tiempo para vivirla. Los estudios concluyen que las personas que no cuentan con apoyo en el medio laboral tienen 2,4 veces más probabilidades de fallecer.


Por lo que se recomienda tener un momento y un lugar para compartir sea un café en la oficina, crear una red de comunicación interna como un foro, o poder ir algo más allá y organizar salidas de fines de semana para empleados, estas acciones pueden aumentar las relaciones sociales entre trabajadores, mejorar la producción y, por supuesto, ser beneficioso para la salud de las personas.



Publicado por Azucena Hermoza en Salud Mental

24 de Agosto, 2011 (08:00H)


¿Cómo puedo saber si mi hijo es víctima de bullying?


bullying


El Bullying o acoso escolar es un problema cada vez más recurrente entre los compañeros de la escuela y una preocupación para nosotros como padres. La pregunta que puede venir a nuestra mente es ¿cómo puedo saber si mi hijo o mi hija está siendo víctima de bullying?, ya que aunque hablemos o no con nuestros hijos, hay signos que debemos aprender a reconocer para responder esta pregunta.


Usualmente la víctima de acoso guarda silencio por miedo o vergüenza, por lo que es necesario que como padres o educadores sepamos ver más allá de lo aparente e intentar explorar su comportamiento y los signos que muestra.


Uno de los primeros signos que se aprecian en un niño o adolescente que es víctima de bullying es su cambio en el estado de ánimo, cada vez que lo vemos parece triste se muestra extraño y huidizo. Otro síntoma del bullying es un miedo nocturno excesivo, presenta tics nerviosos como morderse las uñas, esta irritable y hasta puede que se orine en la cama.


bullying


También podemos ver que nuestro hijo está más distraído, olvidadizo o asustadizo que de costumbre e incluso a veces se quedará absorto en sus pensamientos. Algo que nos puede servir como indicador del bullying es que nuestro hijo rehusará ir a la escuela, fingiendo enfermedades o exagerando sus dolencias.


En ocasiones faltará sin que lo sepamos, poniendo excusas poco creíbles. Tampoco veremos que tenga amigos para compartir en sus ratos libres y hasta llegará a casa con moretones y heridas que no tienen explicación coherente.


Todos estos son signos visibles que nos pueden indicar que estamos frente a un niño o adolescente víctima de bullying, pero no siempre estas conductas se dan por que haya algun tipo de acoso escolar. Para despejar cualquier duda lo más importante es estar en contacto con nuestro hijo por medio de una comunicación asertiva, invitándolo a que confíe en nosotros por medio de estrategias que nos acerquen a él y nos ayuden a saber si está en riesgo o no.



Publicado por Angela Cornejo en Salud Mental

6 de Enero, 2011 (04:00H)


Bullying: todo sobre el acoso escolar


bullying buling acoso escolar


¿Qué es el bullying?


Bullying es cualquier forma de acoso escolar, que puede darse como maltrato físico, psicológico o verbal, producido entre compañeros. Algunos psicólogos los ubican como una característica extrema de la violencia escolar y lo tipifican como una especia de tortura metódica y sistemática, en la que el agresor sumerge a su víctima en el silencio y la indiferencia por lo general con la complicidad de otros chicos.


Los principales protagonistas de este tipo de acoso son los pre adolescentes entre 12 y 13 años. El bullying implica un abuso de poder del agresor, ya que este es más fuerte que su víctima, dejando a éste expuesto física y emocionalmente generando consecuencias psicológicas en las que el agredido tiene terror y se pone muy nervioso con la idea de ir a la escuela.


Tipos de bullying:


Se ha logrado identificar 8 tipos de acoso escolar, presentados a continuación por su porcentaje de incidencia:


Bloqueo social: Esta es la más común de las formas de bullying, el agresor busca aislar socialmente al agredido marginándolo de los juegos en grupo, la comunicación con los demás o imponiendo que nadie hable con él. Generalmente con esto se busca hacer llorar a la víctima para dejarlo como débil, indefenso o indigno, quebrando su red social al presentarlo como tal.


bullying buling acoso escolar


Hostigamiento: Aquí se agrupan conductas como la burla, ridiculización, menosprecio, crueldad, motes y desprecio hacia la víctima. La imitación del agredido es la forma en la que se busca dejarlo en ridículo.


Manipulación social: Es cuando el agresor busca distorsionar la imagen del niño agredido, presentándolo de forma negativa frente a todos. Se utiliza todo lo que haga o deje de hacer el agredido para poner a los demás en su contra.


Coacción: Las cosas cada vez van poniendo peor, por medio la coacción los agresores pretenden que el niño realice acciones en contra de su voluntad, ejerciendo dominio y sometiéndolo ocasionando que los acosadores son percibidos como poderosos por los demás. El niño es víctima de abusos e incluso sometido a conductas sexuales no deseadas.


Exclusión social: El acosador aplica el “Tú no” contra el acosado con el propósito de sacarlos del grupo. Aquí se busca ningunear al agredido y tratarlo como si no existiera, impidiendo su participación en cualquier actividad con los compañeros.


bullying buling acoso escolar


Intimidación: Lo que el agresor busca ya no es solo excluir, sino también amedrentar y amilanar al niño agredido. Sus actos intimidatorios conseguirán que sea el mismo agredido el que se aísle de los demás.


Amenaza a la integridad: El acoso escolar en este nivel se ha tornado agresivo y el abuso físico del niño es frecuente. Incluso hay ocasiones donde se amenaza la integridad de la familia mediante la extorsión.


Ya hemos aprendido lo que el bullying y los diferentes tipos de acoso que se presentan en las escuelas, por lo que es nuestro deber como padres estar atentos a los posibles cambios que muestren los niños y mantenernos informados de lo que es el bullying para posteriormente saber cómo prevenirlo.



Publicado por Angela Cornejo en Salud Mental

25 de Diciembre, 2010 (05:00H)


¿A qué se refiere el trastorno bipolar?


¿A qué se refiere el trastorno bipolar?




El trastorno bipolar es una enfermedad mental que se caracteriza por cambios extremos en los estados de ánimo. Una rueda rusa de excitación, aceleración y un optimismo desbordante, seguido de episodios de depresión, caracterizada por la tristeza, desinterés, pesimismo y sufrimiento profundo que puede llevar a escenarios peligrosos como el suicidio.


Uno de los mayores problemas para tratar este trastorno es lo complicado de su diagnóstico. Es que muchas veces los profesionales confunden sus síntomas con los de otras enfermedades y terminan medicando a sus pacientes con fármacos equivocados. Es importante conocer los antecedentes familiares de personas con trastorno bipolar, ya que la experiencia clínica ha demostrado que esta enfermedad tiene un componente genético, por lo que es frecuente encontrar en familias más de un caso con este trastorno.


Como todo trastorno mental, actualmente se sostiene que el trastorno bipolar no se cura. Tras un episodio, el acompañamiento de la enfermedad es evitar la recaída. Con la psicoterapia y el tratamiento farmacológico combinado se alargan esos procesos de recaída e incluso se pueden controlar.


La bipolaridad suele aparecer en la adolescencia o al principio de la edad adulta, aunque cada vez son más los casos de niños que la padecen.


El trastorno bipolar es una enfermedad mental cada vez más frecuente en el mundo. Se estima que entre el 2 y 3.5 por ciento de la población viven con este padecimiento y es la sexta causa de incapacidad en el planeta.



Publicado por Irma Ocampo en Salud Mental

18 de Agosto, 2010 (10:00H)


¿Tienes alguna manía?



Dicen que la mayoría (o todos) tenemos por lo menos alguna manía escondida por ahí, quizá sabemos controlarla y por eso todavía no representa un problema para nosotros. Pero ¿qué sucede cuando esas manías se vuelven irrazonablemente indomables?


Para comenzar tenemos que saber que una manía es un acto rutinario que se transforma en algo repetitivo y que de alguna forma nos ayuda a tranquilizar la ansiedad que sentimos en un momento de tensión.


Hay pequeñas manías como morderse los labios o torcerse los dedos, pero hay otras que bordean lo ilógico como no pisar rayas en el suelo, picarnos la cara o la nariz constantemente, leer una revista de atrás hacia adelante o sentarnos siempre en el mismo lugar.



Todos estos actos se consideran hasta normal en la medida que no los llevemos a ningún extremo. Aunque las manías son difíciles de quitar, se necesita de una gran fuerza de voluntad y autocontrol para tratarlas.


Lo primero que debes hacer es investigar el momento en que éstas se dan, qué es lo que nos produce tal ansiedad que recurrimos a la manía. Generalmente los especialistas tratan el problema de fondo que es el que realmente causa las manías. Las más comunes son las relacionadas con la higiene, la seguridad y el orden


Estas acciones repetitivas suelen traer más problemas de los que te imaginas, dificultan la convivencia y hacen muy difícil compartir con otras personas. La mayoría de personas que presentan manías son las que viven solas, adultos mayores, los perfeccionistas y aquellos que viven rodeados de un ambiente de acciones compulsivas.



Para tratar las manías debemos acudir a un especialista y poner mucho de nuestra parte.



Publicado por Angela Cornejo en Salud Mental

14 de Agosto, 2010 (04:00H)


Páginas: 1 | 2 | 3 | Siguiente






  Blogs

© 2006 - 2017 Blogys
El blog de la buena salud