24 de Junio, 2019

    Secciones

    Buscar artículos
    Nuestros Blogys


























Salud Infantil



Página 7 de 11  


El cáncer infantil


Neuroblastoma Leucemia


Dos nuevos estudios, publicados en la revista médica 'Nature', aportan pistas sobre los tumores más frecuentes en los niños. Las investigaciones podrían abrir una puerta de esperanza para aquellos niños que sufren de Neuroblastoma y Leucemia.

El primer estudio que lleva la firma de Iannis Aifantis y otros colegas de la Universidad de Nueva York (EEUU), ha identificado el mecanismo que permite a las células de la leucemia linfoblástica aguda de células T invadir el sistema nervioso central; una etapa en la que la enfermedad deja de ser tratable.

Este tipo de leucemia es el cáncer más frecuente en los niños y está originada por un exceso de producción de glóbulos blancos en la médula ósea del paciente. Aunque el 80% de los afectados puede recuperarse gracias a un tratamiento de quicio, radioterapia o trasplante de médula ósea, en algunas ocasiones las células malignas son capaces de invadir el cerebro y la médula espinal, donde las terapias prácticamente carecen de eficacia.

El equipo de Aifantis ha descubierto en un trabajo con ratones que las células tumorales sobreexpresan en su superficie un receptor que les permite atravesar la barrera del sistema nervioso central. Y, lo que es más importante, que es posible desactivar este interruptor para impedir que se alojen en el cerebro o la médula "bajo ninguna circunstancia".

La clave está en CCR7, un receptor que se encuentra en la superficie de los linfocitos (las células defensivas del organismo que están afectadas por este tipo de leucemia). En condiciones normales, este elemento es capaz de detectar las señales de 'emergencia' del organismo en caso de inflamación o alguna lesión para acudir y actuar en esa zona. En pacientes con leucemia, sin embargo, se encuentra hiperactivo.

El equipo de científicos descubrió que los animales con este receptor 'apagado' sobrevivían el doble que el resto de ejemplares, gracias a que sus células tumorales no eran capaces de migrar al cerebro ni a la médula, incluso aunque fuesen capaces de alojarse en otros tejidos del organismo. En el futuro, sugieren, tal vez podría emplearse este descubrimiento para diseñar terapias capaces de frenar esa reaparición de la leucemia en el sistema nervioso, "y que serían una buena alternativa a los tratamientos intensivos y mal tolerados con quimioterapia y radioterapia que empleamos en la actualidad para tratar de evitar esas recaídas".

El siguiente estudio, que publica la misma revista, está dedicado al neuroblastoma, el tumor sólido más frecuente en los niños y causante del 15% de la mortalidad infantil por cáncer. Indagando en los resultados que ya publicaron John Maris y su equipo, del Hospital Infantil de Philadelphia (EEUU), han descubierto nuevas claves genéticas que podrían explicar la aparición de este cáncer.


Si en el primer trabajo descubrieron algunas variaciones genéticas (denominadas polimorfismos de un solo nucleótido o SNPs, según sus siglas en inglés) en el gen BARD1; en esta ocasión el error hallado se encuentra en una región del cromosoma 1 donde se localiza una familia de genes relacionados con el desarrollo del sistema central.


Maris ha descubierto que una variación heredada en el número de copias (CNV según sus siglas en inglés) podría aumentar la predisposición a este cáncer. Como los autores explican, aunque recientemente se ha prestado mucha atención a estos pequeños cambios en el número de copias en segmentos específicos de ADN que hay entre un individuo y otro, hasta ahora no se habían relacionado con una predisposición específica a algún tipo de tumor.



Publicado por Irma Ocampo en Salud Infantil

3 de Julio, 2009 (18:00H)


Un algoritmo detecta anomalías cardiacas en el feto


Algoritmo para detectar problemas cardiacos en el feto



Un grupo de expertos del Massachusetts Institute of Technology (MIT) ha logrado ver de forma multidimensional el latido del bebé, mediante un procedimiento no invasivo que podría emplearse en dos o tres años.

Estos estudiosos acaban de desarrollar un algoritmo que, tras realizar un electrocardiograma a la madre, separa la señal cardiaca de ésta y la de su hijo, permitiendo de esta manera estudiar la presencia de anomalías en la frecuencia o la intensidad del latido del bebé antes de su nacimiento.

"Si estás mirando en un solo sentido, y la anomalía se está dando en otra dirección perpendicular, no la vas a ver. Nuestro sistema es como saltar de un trozo de una imagen unidimensional a un holograma", explicó Gari Clifford, científico de la División de Ciencias de la Salud y Tecnología del MIT.

Este algoritmo, en cuyo desarrollo también participaron investigadores del Instituto Nacional Politécnico de Grenoble y de la Universidad de Sharif de Irán, tiene que ver con su menor coste y su fácil manejo. Además, podría reducir el número de cesáreas, "al ayudar a que los especialistas descarten posibles problemas que, de otra manera, hubieran precipitado este procedimiento".

"Para emplear el sistema, que el equipo cree puede utilizarse durante el segundo trimestre de embarazo (unas 20 semanas) o incluso antes, la mujer se colocaría un cinturón alrededor de su abdomen provisto con distintos electrodos. Los datos captados se envían a un monitor y son analizados con el nuevo algoritmo, que separa las distintas señales", explican desde el MIT.

"Aunque sólo una pequeña parte de los embarazos cursa con fluctuaciones en el latido fetal, el tema no deja de ser crítico ya que cuando aparece pueden darse malos resultados. Estos problemas incluyen determinadas infecciones y una pérdida de oxígeno por parte del bebé si, por ejemplo, el cordón umbilical le oprime el cuello", concluye el comunicado de prensa emitido por el MIT.



Publicado por Irma Ocampo en Salud Infantil

17 de Junio, 2009 (16:53H)


La hipertensión en los niños


La hipertensión en los niños



Un grupo de científicos estadounidenses de la facultad de Medicina de la Case Reserve University de Cleveland (EEUU), ha desarrollado un método que permite identificar a los niños con problemas de hipertensión de una forma sencilla y directa. Este novedoso método trata de una tabla de valores que, a partir de datos como la edad y el sexo, ayuda a localizar a posibles pacientes afectados.

"La hipertensión y prehipertensión pediátricas suelen quedarse sin diagnosticar, en parte debido a la complejidad de las tablas de tensión arterial actuales, que requieren conocer información como el percentil de altura del niño", explican los autores en su trabajo.

"Este estudio presenta una tabla mucho más sencilla, que simplifica los exámenes para localizar potenciales pacientes con hipertensión", añaden estos investigadores.

Esta nueva herramienta establece un umbral de 'anormalidad en la tensión arterial' (diferentes para niños y niñas) para cada año comprendido entre los 3 y los 18 años. Así, de los 476 posibles valores que comprendían las tablas anteriores, la nueva herramienta pasa sólo a 64.

Esta tabla, por ejemplo, establece que las niñas de 13 años tienen valores anormales de tensión si la medición supera los 117 mmHg de tensión sistólica y los 76 mmHg de diastólica. En los varones de la misma edad, estas cifras son, respectivamente, de 117 y 75 mmHg.

Sin embargo, y pese a los resultados, los investigadores reconocen que este método puede fallar al tratar de evaluar a niños especialmente altos para su edad, en tal caso la tabla debe utilizarse como un 'indicador' de posibles casos que siempre deberían verificarse a través de exámenes más exhaustivos.

"Este método permite localizar de forma rápida y sencilla a niños adolescentes con hipertensión o con valores de tensión arterial anormales que requieran estudios más amplios", manifiestan los investigadores.



Publicado por Irma Ocampo en Salud Infantil

27 de Mayo, 2009 (16:00H)


Consumir acido fólico para evitar cardiopatías en los bebés


Consumir ácido fólico para evitar cardiopatías en los bebes



Según revela un estudio canadiense, el consumo de ácido fólico contribuye a disminuir la posibilidad de que los bebés nazcan con algún tipo de defecto cardíaco congénito. El trabajo, publicado en British Medical Journal, fue desarrollado por dos profesores de la Universidad McGill de Montreal (Canadá).

Está comprobado que el consumo de ácido fólico en fases tempranas del embarazo reduce el riesgo de que el bebé padezca defectos en el tubo neuronal y que sufra de espina bífida y según el estudio, ahora también evitará que le bebé sufra de alguna clase de cardiopatía.

La investigación, basada en datos estadísticos que maneja la administración canadiense, comparó el número de bebés que nacieron con alguna cardiopatía congénita antes de que la adición de ácido fólico a los productos derivados del cereal fuera obligatoria y después de tomar esta decisión.

Entre 1990 y 2005, en Quebec nacieron un total de 1.3 millones de bebés, de los cuales 2.083 lo hicieron con defectos de este tipo. En los años previos al consumo de ácido fólico no se produjo ningún cambio en la tasa de cardiopatías congénitas por número de bebés, mientras que una vez aprobada su inclusión en la dieta descendió a un ritmo del 6 % cada año.

Aunque los expertos reconocen que un 6 % puede parecer una cifra modesta, explican que el tratamiento para estos defectos es especialmente complejo, por lo que incluso una pequeña reducción es una gran noticia.



Publicado por Irma Ocampo en Salud Infantil

14 de Mayo, 2009 (16:00H)


El poder médico de la lejía para el eczema infantil


El poder de la lejía para el eczema infantilLa lejía casera sin aditivos, principalmente utilizada en el blanqueamiento y desinfección, puede, en muy pequeñas dosis, tratar y aliviar el eczema crónico infantil, según investigadores de la Universidad Northwestern de los Estados Unidos.

El estudio que se publica en la revista ‘Pediatrics’, asegura que los 31 niños (con eczema) que participaron en la investigación, registraron mejoras sensibles en sus síntomas, según los pediatras de la Escuela de Medicina Feinberg de esa universidad.

"Es un tratamiento barato, simple y seguro que mejora de forma drástica la erupción cutánea y reduce los brotes de eczema que afectan a un 17% de los niños en edad escolar”, señalan los expertos.

Amy Paller, dermatóloga y autora principal del estudio, afirmó que "los niños vieron reducida la gravedad de su eczema en cinco veces en comparación con los que fueron tratados con placebos durante un periodo de tres meses". Paller subrayó la importancia de que se diluya correctamente la lejía (hipoclorito de sodio), en una concentración menor del 0,005%. Esto equivale según ella a unos 112 mililitros por una bañera grande llena de agua.

"Recomiendo a todo el que esté considerando este tratamiento que lo discuta antes con su médico y siga las instrucciones con cuidado", aclaró.

El típico tratamiento con antibióticos orales y tópicos del eczema aumenta el riesgo de que se produzca una resistencia bacteriana, algo que los médicos tratan de evitar. Sin embargo, la lejía elimina las bacterias sin que exista el mismo riesgo a una resistencia bacteriana, argumenta el estudio.



Publicado por Irma Ocampo en Salud Infantil

1 de Mayo, 2009 (06:00H)


La falta de sueño en los niños


La falta de sueño en los niños



Si tu niño presente problemas de comportamiento, mal humor, conducta o no rinde en la escuela, quizá es hora de averiguar si duerme lo suficiente. Tal como sucede con los adultos, una noche de mal sueño se refleja en un día pésimo en el trabajo, en la colegio o en la calle.

Un reciente estudio, publicado en la revista ‘Pediatrics’, asocia de forma objetiva la falta de descanso y el mayor riesgo de padecer problemas de comportamiento propios del Síndrome de Hiperactividad y Déficit de Atención (TDAH) en niños.

Fueron en total 280 preescolares de siete y ochos años y sus padres quienes participaron en esta investigación. Los estudiosos, a cargo de Julia Paavonen, de la Universidad de Helsinki, han podido constatar que los pequeños con déficit de horas de sueño o que tienen problemas relacionados con el mismo poseen más riesgo de puntuar más alto en los test que determinan la existencia del TDAH. Además de sufrir una mayor incidencia de problemas de atención e impulsividad en comparación con los pequeños que descansan lo que deben.

"En las últimas décadas, el tiempo de horas de sueño se ha recortado en todos los países occidentales. De hecho, se estima que en EEUU un tercio de los menores posee un sueño inadecuado. El 'mal descanso' puede adoptar muchas formas, como levantarse por las noches con frecuencia, ir a la cama tarde, las grandes diferencias en el horario de levantarse y acostarse que se hace entre semana y el de los fines de semana", explica Paavonen.

“Pese a que cada niño 'es un mundo', lo normal es que a los siete años duerman una media de nueve a diez horas. Cuando no es así, suelen tener problemas para despertarse o despejarse, somnolencia diurna, dolor de cabeza, nerviosismo e irritabilidad”, añade la especialista.

"Los padres son los llamados a mantener unas rutinas adecuadas en relación con el sueño de sus vástagos, como asegurarse que van siempre a la cama a la misma hora, controlar el tiempo que están expuestos a la televisión o a internet por las tardes. Deben también enseñarles la importancia del descanso adecuado",
señalan los científicos.



Publicado por Irma Ocampo en Salud Infantil

28 de Abril, 2009 (20:00H)


Páginas: 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | ... | 11 | Siguiente






  Blogs

© 2006 - 2019 Blogys
El blog de la buena salud