20 de Marzo, 2019

    Secciones

    Buscar artículos
    Nuestros Blogys


























Salud Infantil



Página 3 de 11  


Ir a la cama a una hora determinada podría mejorar el desarrollo de los niños


Ir a la cama a una hora determinada podría mejorar el desarrollo de los niños




Según un estudio, los padres que procuramos hacer que nuestros hijos tengan una hora determinada de ir a la cama, estamos fomentando que ellos tengan un mejor desarrollo. Acostarse a una hora fija y dormir lo suficiente puede ayudar a los niños a sacar puntuaciones más altas en pruebas de desarrollo, apunta Erika Gaylor, investigadora de SRI International, un instituto de investigación en Menlo Park, California.


Gaylor y sus colegas llegaron a la conclusión que los niños que tenían una hora fija para acostarse a la edad de 4 años obtuvieron puntuaciones más altas en una serie de pruebas, incluyendo algunas que medían las habilidades para leer, escribir y para las matemáticas.


"Lograr que los padres establezcan rutinas en cuanto a la hora de dormir puede ser una forma importante de impactar de manera significativa en las habilidades para leer y escribir y en el conocimiento del idioma del niño", señaló la especialista en un comunicado de prensa de la American Academy of Sleep Medicine, que sugiere que los niños preescolares deben dormir al menos 11 horas cada noche.


"Los pediatras pueden trabajar con los padres y los niños para fijar horarios regulares para ir a la cama y promover conductas que conduzcan a un sueño saludable", añade Gaylor.


Los resultados de este estudio se publicaran en SLEEP 2010, la reunión anual de las Associated Professional Sleep Societies en San Antonio.



Publicado por Irma Ocampo en Salud Infantil

9 de Junio, 2010 (16:31H)


El consumo de hamburguesas eleva el riesgo de asma en niños


El consumo de hamburguesas eleva el riesgo de asma en niños



Según un estudio, realizado por un grupo de investigadores del Instituto de Epidemiología de la Universidad Helmholtzstr, Alemania, y en el que también han intervenido centros de Madrid, Valencia, Cartagena y Almería, el consumo de hamburguesas eleva el riesgo de asma en niños.


"Tres o más hamburguesas a la semana son suficientes para elevar el riesgo de asma y sus síntomas en los menores, particularmente entre la población infantil de los países desarrollados", explica Gabriele Nagel, autor principal del 'Estudio Internacional de Alergias y Asma en Niños' (ISAAC).


Por el contrario, el estudio apunta a que la ingesta de fruta, pescado y de vegetales cocinados "se asocia a una disminución del asma y de sus síntomas, tanto en los niños de países ricos como en los pobres". Además, la ingesta más frecuente de estos alimentos contribuye a una menor prevalencia de la patología a lo largo de la vida.


La investigación ISAAC planea la elaboración de más ensayos que corroboren estos datos y que ayuden a clarificar aún más la relación entre dieta y asma.



Publicado por Irma Ocampo en Salud Infantil

8 de Junio, 2010 (01:00H)


Dulce antes de una inyección, el mejor remedio para los bebés


Dulce antes de una inyección, el mejor remedio para los bebés




Investigadores canadienses, australianos y brasileños, revisaron los hallazgos de catorce estudios que examinaron 1,674 inyecciones administradas a bebés de un año o menos.


En trece de los estudios, los científicos hallaron que los bebés que recibieron un poco de solución azucarada, frente a los que no recibieron nada, lloraban menos después de la vacuna. Los bebés que recibían treinta por ciento de glucosa tenían cerca de menos de la mitad de probabilidades de llorar.


"Los profesionales de la salud responsables por administrar vacunas deberían pensar en usar la sacarosa o la glucosa durante los procedimientos dolorosos", dijeron Denise Harrison, autora del estudio, y sus colegas del Hospital para Niños Enfermos de Toronto.


"Esta información es importante para los profesionales de la atención de la salud que trabajan con bebés en ambientes ambulatorios y hospitalarios, pues las soluciones dulces son fáciles de obtener, resultan analgésicas en corto tiempo, no cuestan mucho y son fáciles de administrar".


A este entender, el informe recomienda que médicos y enfermeras piensen en darle una solución dulce antes de las vacunas a los bebés de entre un mes y un año de edad.


Las investigaciones anteriores han mostrado que una pequeña cantidad de sacarosa o glucosa, unas gotas o hasta media cucharadita en una solución pueden reducir el dolor.



Publicado por Irma Ocampo en Salud Infantil

17 de Mayo, 2010 (18:33H)


Insomnio de niño, problemas de alcohol y drogas en el futuro


Insomnio de niño, problemas de alcohol y drogas en el futuro




Según afirmó la doctora Maria M. Wong, profesora asociada del departamento de Psicología de la Universidad de Idaho y uno de los autores de un estudio sobre los problemas del sueño cuyos resultados serán publicados en el número de junio de 'Alcoholism: Clinical & Experimental Research', los niños con problemas de sueño en la infancia tienen mayor riesgo de padecer problemas de consumo de alcohol y drogas, resultados académicos bajos, conductas negativas e incluso temerarias, que pueden llevar a la muerte.


"Se detectó que el exceso de cansancio y los problemas de sueño predisponían para el aumento del alcoholismo y drogas ilegales, así como del tabaquismo y del consumo de alcohol en chicas", dijo Wong refiriéndose a trabajos anteriores al de su grupo.


En su trabajo, la especialista quiso comprobar si aquellos niños participantes en los estudios anteriores (ahora jóvenes) sufren de esta asociación: insomnio – problemas de alcohol y drogas. Para ello contó con la participación de 386 adolescentes (292 chicos, 94 chicas).


Los resultados arrojaron que los niños que dormían mal entre los tres y cinco años tenían mayores probabilidades de padecer insomnio en la adolescencia y problemas con las drogas entre los 18 y los 21 años. Se demostró que los jóvenes que decían tener problemas para dormir cuando tenían entre 3 y 5 años, tienen una mayor probabilidad de continuar con estos problemas entre los 11 y los 17, así como para tener problemas relacionados con las drogas entre los 18 y los 21 años, señaló Wong.


Así mismo, el exceso de cansancio en la infancia predijo mayores problemas de comportamiento en la adolescencia y mayor riesgo de tener problemas por consumo de drogas ilegales.


La doctora afirmó que la investigación puede "ayudar a detectar los factores de riesgo del consumo de alcohol desde etapas muy tempranas de la vida". Además, señaló que es "muy importante que la sociedad este concienciada de la importancia del sueño en los niños, así como de sus potenciales efectos en el autocontrol y el abuso posterior de sustancias".


"Los programas de prevención del consumo de drogas tienen que considerar esta relación y el personal sanitario deberían estar concienciados igualmente de las graves consecuencias que pueden tener los problemas del sueño y ofrecer un tratamiento cuando esté clínicamente indicado", recalcó la especialista.



Publicado por Irma Ocampo en Salud Infantil

7 de Abril, 2010 (18:04H)


Cenas en familia, descanso y poca televisión, grandes aliados contra la obesidad infantil


Cenas en familia, descanso y poca televisión, grandes aliados contra la obesidad infantil




Según explica un estudio publicado en la revista 'Pediatrics', cenar en familia, dormir lo suficiente y limitar el tiempo dedicado a la televisión, podría reducir hasta en un 40 % la incidentica de la obesidad en los niños en edad preescolar.


Sarah Anderson, profesora de Epidemiología en la Universidad Estatal de Ohio, y Robert Whitaker, profesor de Salud Pública y Pediatría en la Universidad de Temple (ambas en EEUU), contaron con una muestra de 8.550 niños nacidos en 2001, para realizar su estudio.


La recolección de datos, llevada a cabo en 2005, formó parte de un estudio llevado a cabo por el Centro Nacional de Estadísticas Educativas, dedicado a recopilar información acerca de los ambientes para el aprendizaje, la sanidad y el desarrollo de los niños estadounidenses.


Anderson y Whitaker, examinaron cuál era la incidencia de obesidad entre los niños que seguían las siguientes rutinas saludables: cenar en familia más de cinco veces a la semana, dormir al menos 10 horas y media cada noche y ver entre semana la televisión menos de dos horas al día.


Al analizar los datos, los investigadores llegaron a la conclusión de que la prevalencia de la obesidad entre los niños que tenían estos tres buenos hábitos era del 14,3%, mientras que el 24,5% de los pequeños que no respetaban ninguna de estas prácticas sufría obesidad.


Los autores del trabajo consideran que si los hogares que no llevan a cabo ninguna de estas tres rutinas saludables adoptasen al menos una de ellas podrían disminuir el riesgo de obesidad en los niños en edad preescolar, mientras que si fueran dos o tres los buenos hábitos incorporados a la vida familiar el peligro se reduciría aun más.


Sin embargo, también se observó que algunos niños padecen obesidad aun cuando sus familias respetan estas tres prácticas saludables, por eso que los estudiosos recuerdan que hay que seguir alertas.



Publicado por Irma Ocampo en Salud Infantil

25 de Febrero, 2010 (09:00H)


Leche materna previene el desarrollo de problemas mentales


Leche materna previene el desarrollo de problemas mentales



Un grupo de científicos australianos ha llegado a la conclusión de que la leche materna consumida durante largos periodos protege la salud mental de los menores, al menos hasta la adolescencia.


Una investigación que se inició en 1989 y que tiene como directora a Wendy Oddy, del Instituto de Telethon de Investigación de Salud Infantil, invitó a 2.900 mujeres que estaban en las semanas 16 a 20 de gestación. Se tomo en cuenta todos sus datos: familiares, sociales, económicos, demográficos y médicos, así como también, el examen de los recién nacidos a los dos días del alumbramiento.


Teniendo los datos de la forma de alimentación, si fue leche materna o artificial, y el tiempo que duró la lactancia, entre menos de seis meses o más de medio año, los científicos llevaron a cabo cuestionarios específicos sobre comportamiento y psicopatología de los pequeños participantes cuando tenían uno, dos, tres, cinco, ocho, 10 y 14 años.


"En el análisis incluimos los posibles factores que podían alterar los resultados como la edad de la madre al nacer su hijo, su nivel educativo, estructura familiar, nivel de estrés en la casa, peso y talla del bebé al nacer y si había existido o no depresión posparto", comentan los investigadores en su artículo, publicado en el último 'The Journal of Pediatrics'.


De los 2.366 pequeños, que finalmente participaron en el estudio, un 11% nunca tomó el pecho, el 19% sí pero menos de tres meses mientras que otro 19% fue amamantado de tres a seis meses. Además, un 28% tomó leche materna de seis a 12 meses y un 24% un año o más.


"Las madres más jóvenes, con 12 años o menos de estudios, más estresadas, con menos ingresos y que fumaron durante el embarazo son las que con más frecuencia amamantaron a sus hijos menos de medio año", señalan los autores.


Por otro lado, los datos revelan que "las lactancias cortas (menos de seis meses) se relacionan con un aumento de la morbilidad de la salud mental que se extiende desde la infancia hasta la adolescencia.


Uno de los mecanismos que pueden esclarecer por qué los niños amamantados más de seis meses gozan de mejor salud mental es por el contacto con la madre "durante la lactancia tiene un efecto positivo en el desarrollo de aspectos neuroendocrinos necesarios para la respuesta al estrés [un factor de riesgo de trastornos psíquicos], que pueden afectar al niño más tarde. Además, la lactancia establece un vínculo que tiene influencias psicológicas positivas en el pequeño".


Otra posible vía reside en los ácidos grasos y componentes bioactivos de la leche materna “que son esenciales para el desarrollo y además influyen también en la respuesta al estrés. Así, la hormona leptina lo reducen a través de su acción en el hipocampo, hipotálamo, glándula pituitaria y adrenal, mientras que las leches artificiales tienen un efecto depresivo en el comportamiento del niño".


A este entender, los autores defienden el desarrollo de programas que animen a las madres a prolongar la lactancia materna para así beneficiar la salud mental de sus hijos.



Publicado por Irma Ocampo en Salud Infantil

19 de Enero, 2010 (07:00H)


Páginas: 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | ... | 11 | Siguiente






  Blogs

© 2006 - 2019 Blogys
El blog de la buena salud