23 de Enero, 2019

    Secciones

    Buscar artículos
    Nuestros Blogys


























Embarazo



Página 5 de 6  


Los octillizos de California generan una intensa polémica


La polémica de los octillizos



A días del nacimiento de los octillizos en el hospital Kaiser Permanente de Bellflower, California, el interés provocado por esta proeza médica ha dejado paso a un intenso debate sobre cuestiones morales y éticas.

Nadya Suleman, de 33 años, madre de los octillizos, alumbró a sus ocho bebés, seis varones y dos niñas, mediante fecundación in vitro y gracias a un mismo donante de esperma, un "amigo de la familia". Sin embargo, muchos especialistas en reproducción han criticado esta forma de actuar y argumentan que un alto número de implantes de embriones acarrea demasiados riesgos para la madre y los bebés.

Suleman, quien asegura sentirse muy feliz con su numerosa familia (ahora 14 hijos), se implantó seis embriones y dos de ellos resultaron en mellizos. Pese a la sorpresa inicial, en ningún momento pensó en abortar ni en deshacerse de ningún feto. Mientras los ocho recién nacidos, que vinieron al mundo por cesárea a las 30 semanas, siguen bajo supervisión médica, aunque están en buen estado, la madre ha aprovechado que ha recibido el alta para acudir al plató del canal estadounidense NBC a conceder su primera entrevista y defenderse de las críticas. Sin dada, el proceso ha estado muy controlado por médicos de varias áreas especializadas, quienes han supervisado cada una de las semanas de embarazo en las que Nadya ha estado perfectamente atendida.

En la entrevista, Nadya afirma que será una buena madre para sus hijos y que tiene 45 minutos por día en brazos a cada uno de los pequeños. La madre estadounidense, cuyos seis primeros hijos tienen entre dos y siete años, responde a quienes argumentan que su actitud es "irresponsable y egoísta" que "muchas parejas se someten a este procedimiento, pero no resulta tan controvertido porque viven en pareja, un estado más aceptado socialmente. Siento que estoy bajo el microscopio porque he elegido un tipo de vida no convencional. Pero lo único que quiero es ser madre, es lo que he deseado toda la vida".

Nadya tardó siete años hasta que logró quedarse embarazada gracias a la fecundación artificial. Y, en esta última ocasión, decidió implantarse seis embriones de una vez. Hizo caso omiso de todas las recomendaciones y de los mensajes de la Asociación Americana de Medicina Reproductiva, que aconseja que las mujeres con la edad de Suleman, 33 años, no se implanten más de dos embriones. El motivo es que los embarazos múltiples tienen más riesgo de parto prematuro además de otras complicaciones para la madre.

Ante este raro caso, los especialistas en fertilidad piden que se regule mejor este campo de la medicina y que las clínicas se rijan por normas más estrictas.



Publicado por Irma Ocampo en Embarazo

10 de Febrero, 2009 (19:00H)


El momento oportuno para una cesárea


El momento oportuno para las cesaréas


El que un bebé llegue al mundo de forma natural tiene consecuencias negativas para su salud, especialmente si estas intervenciones se realizan antes de la semana 39 y después de la 40 de gestación, asegura un estudio estadounidense.

Algunas de estas intervenciones, advierten los investigadores, se realizan antes de lo apropiado. Según el estudio publicado en las páginas de ‘The New England Journal of Medicine’, la madurez del feto es una cuestión diaria y cada semana es una etapa que es imprescindible completar para que el niño nazca lo más sano posible. Lo ideal es que el bebé permanezca en el seno materno hasta completar la semana 39, ya nazca por parto natural o por cesárea.

Esto es lo que se desprende de este trabajo, en el que se analizaron datos de más de 13.000 mujeres que se sometieron a una cesárea selectiva en EEUU. El objetivo era establecer los riesgos que esta operación tiene sobre los recién nacidos en función del momento en el que se practica, una cuestión "con un importante y creciente impacto sobre la salud pública", aseguran los autores.

El 35,8% de las intervenciones analizadas se practicó antes de completar la semana 39 de gestación, en estos casos, la probabilidad de que se produjera algún problema era mayor que cuando la intervención se realizaba una vez terminada dicha semana, incluso cuando el niño nacía solo tres o cuatro días antes de su fin.

La incidencia de estos problemas también era superior a partir de la semana 41, "dejando una ventana de dos semanas de riesgo mínimo en la que las cesáreas selectivas pueden practicarse de forma óptima", explica Michael F. Greene, del departamento de ginecología y obstetricia del Hospital General de Massachusetts, en el editorial.



Publicado por Irma Ocampo en Embarazo

16 de Enero, 2009 (07:00H)


El milagro de la vida, un bebé nace a los dos días de la muerte de su madre


El milagro de la vida


Pese ha haber sufrido una muerte cerebral, la ex campeona de patinaje sobre hielo en el Reino Unido, luchó con todas sus fuerzas para que los médicos del hospital Radcliffe de Oxford trajeran al mundo a su primera hija. El miércoles pasado nació por cesárea Aya Jayne, una niña que pesó tan sólo 950 gramos; pero tal como su madre, lucho por hacer realidad el milagro de la vida.

Jayne Campbell, de 41 años, llevaba un embarazo de 25 semanas con toda la ilusión de convertirse en madre, tras haber sufrido un aborto anterior, pero el destino tenía planificado otra cosa para ella. Según lo que publica la prensa británica, nada hacía presagiar el fatal desenlace de Jayne. El día de su fallecimiento había ido a trabajar al Club Bracknell de Patinaje sobre Hielo, como siempre. Y, según cuentan sus compañeros, hasta este momento, ella se encontraba muy bien y feliz, pues, no había nada que delatará el tumor que se había desarrollado en su cerebro y que se extendió a un ritmo vertiginoso hasta afectarle los principales vasos sanguíneos y provocarle por la tarde el colapso que la llevó a la muerte.

Los médicos no pudieron hacer nada por ella, pero sí por el bebé. Conscientes de que la mejor incubadora es el útero materno, los galenos mantuvieron a Jayne conectada a una máquina para que su corazón siguiera latiendo. Le administraron altas dosis de esteroides para ayudar a que se desarrollaran los pulmones del feto y la alimentaron por vía intravenosa. Su cuerpo resistió durante dos días y pudieron sacar a Aya -nombre que significa milagro-.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que un feto puede sobrevivir fuera de la madre a partir de la semana 23. La pequeña Aya nació en la semana 25, por lo que según las estadísticas tiene un 70% de posibilidades de salir adelante.



Publicado por Irma Ocampo en Embarazo

14 de Enero, 2009 (22:39H)


La peligrosa anorexia en el embarazo


Anorexia en el embarazoEn el periodo de la gestación, las mujeres experimentan cambios importantes tanto interior como exteriormente. Al respecto, el aumento de peso, es un problema que puede provocar en algunas mujeres una preocupación excesiva al grado de limitar su alimentación y privarse de muchos de los nutrientes que se necesitan para el desarrollo del bebé.

Este desequilibrio puede ocasionar un grave trastorno alimenticio conocido como pregnorexia (nombre que aún no es aprobado como tal; pero ya existen muchos casos), enfermedad que si no es tratada puede ser fatal tanto para la madre como el bebé. La alimentación durante el embarazo juega un papel fundamental, por eso todos los especialistas aconsejan llevar una dieta balanceada diseñado por un especialista y que ofrezca los nutrientes necesarios que ayuden al correcto crecimiento y desarrollo del bebé y además mantenga saludable a la madre.

El tipo de alimentación tiene una pequeña participación en el aumento de peso, normalmente la persona puede llegar aumentar hasta 30 libras (14 kilos). Esto es un cambio normal en el cuerpo de la mujer, pero algunas de ellas llegan a atravesar por una crisis de apariencia.

Para los especialistas, algunas embarazadas no asimilan correctamente los cambios, por lo que se sienten incómodas con la imagen que comienzan a adquirir. En ocasiones la pérdida de la figura influye tanto a nivel emocional que puede llegar a generar la idea del rechazo hacía el producto por lo que dejan de alimentarse cayendo en una terrible desnutrición.

La mujer que cae en este tipo de trastorno alimenticio presenta algunas características tanto emocionales como físicas: rechazo a su cuerpo e incluso al producto, no hay aumento normal de peso, pues debe haber un incremento de 2 libras (1 kilo) por mes, desarrollo anormal en el útero, ejercicio en exceso a pesar de que por indicación médica se le haya pedido que disminuyera el ritmo y lo más alarmante, reducción en el consumo de alimentos.




Publicado por Irma Ocampo en Embarazo

31 de Diciembre, 2008 (10:00H)


Motivos justificados e injustificados de las cesáreas


Las cesáreas contra los partos naturales


Existe una diferencia bien marcada que las mujeres experimentan entre el parto natural y la cesárea. Para algunas, el parto vaginal es una experiencia humana profunda, intensa, llena de emociones, que fortalece la unión madre-hijo, mientras que para otras puede representar sólo dolor, sufrimiento y temor.


Aunque para algunos sectores médicos la cesárea es más segura que el parto vaginal, garantizando una mayor seguridad para el recién nacido, menor traumatismo del piso pélvico de la madre y ausencia de dolor y sufrimiento durante el proceso del parto, ellos no niegan sus desventajas, como mayor riesgo de morbimortalidad materna, problemas en embarazos posteriores y secuelas psicológicas adversas.


A pesar de tratarse de una cirugía mayor, los riesgos son mínimos y la cesárea se considera una intervención muy segura tanto para la madre como para el niño. Las cifras disponibles indican que el riesgo de mortalidad, de 0,04 por mil en el parto vaginal, se multiplica por tres ante un parto por cesárea. Pero si bien las cifras son ínfimas, no deja de comportar riesgos asociados como hemorragia grave, infecciones, trombosis pelviana o de extremidades inferiores para la madre y complicaciones derivadas del uso de la anestesia para ambos.


Con independencia del motivo, lo cierto es que el número de cesáreas que se practican en los países desarrollados sigue creciendo, pese a que no hay evidencias científicas que apoyen su uso en todos los casos. En estos días, los partos por cesárea suponen, de media, una tasa del 29% de todos los alumbramientos en los países desarrollados. En el sector público la cifra ronda el 25%, mientras que en el sector privado, donde se asiste la tercera parte de los nacimientos, la tasa es de 44%.


Ante estas cifras reportadas, los expertos de la Organización Mundial de la Salud recomiendan que las cesáreas no excedan el 15% de los partos. Según las encuestas, el incremento de los partos por cesárea se debe a la edad de la madre, problemas derivados de sobrepeso, hipertensión, diabetes, y el incremento de embarazos múltiples debido a la fertilización ‘in vitro’. Sin embargo, el incremento de las cesáreas radica también en que más de la mitad de las mujeres que tuvieron el primer hijo por cesárea ‘reinciden’ en el segundo e, incluso, el tercero.


En otras ocasiones, la indicación de cesárea se hace durante el mismo transcurso del parto debido al sufrimiento fetal, una mala colocación del bebé, cuando no progresa la dilatación, desprendimiento extenso de placenta, hemorragia vaginal severa, prolapso de cordón umbilical o sospecha de rotura del útero, entre otras.


Bueno antes de tomar una decisión, debes consultar con tu especialista la mejor manera de traer a tu bebé a este mundo. Debes tener siempre en cuenta el costo-beneficio de tu elección.



Publicado por Irma Ocampo en Embarazo

16 de Diciembre, 2008 (23:32H)


Mujeres con cirugía para bajar de peso, reducen las complicaciones obstétricas


Las complicaciones del embarazo en mujeres obesas

Las mujeres que antes de embarazarse eran obesas y tenían el peso muy elevado; pero que se sometieron a una intervención para bajar de peso, casi no sufren de problemas obstétricos.


"Las mujeres obesas que se someten a una cirugía bariátrica y pierden peso antes de quedarse embarazadas mejoran su salud y la de sus hijos", ha explicado, Melinda A. Maggard, autora principal del trabajo y miembro de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) y de la organización sin ánimo de lucro RAND Corporation.


Las mujeres obesas, por ejemplo, tienen el doble de probabilidades de tener un niño con espina bífida, más riesgo de precisar una cesárea, de desarrollar preeclampsia o de que sus hijos sean a su vez obesos.


Sin embargo, una de las soluciones cada vez más populares contra la obesidad es la cirugía bariátrica, como el bypass gástrico o la gastroplastia. La revista ‘Journal of the American Academy’ (JAMA) recoge una revisión de 75 estudios centrados en las consecuencias de la cirugía bariátrica realizada antes del embarazo sobre las complicaciones obstétricas.


La conclusión es clara: la mayor parte de estos problemas disminuye tras la pérdida de peso secundaria a estas intervenciones. Los partos prematuros, el bajo peso al nacer, la diabetes gestacional o la preeclampsia son menos frecuentes si la mujer pasa por el quirófano antes de quedarse embarazada.




Publicado por Irma Ocampo en Embarazo

21 de Noviembre, 2008 (10:00H)


Páginas: 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | Siguiente






  Blogs

© 2006 - 2019 Blogys
El blog de la buena salud