24 de Junio, 2019

    Secciones

    Buscar artículos
    Nuestros Blogys


























Enfermedades de Corazon



Página 4 de 5  


Ataques de pánico precipitan el riesgo de sufrir un infarto


Ataque de pánico y su realción con patologías cardiacas


Si de manera abrupta e inesperada, sin causa aparente, experimenta taquicardia, dificultades respiratorias, mareos e inestabilidad, sudores, vómitos o nauseas o se le dispara la presión arterial puede estar sufriendo un ataque al corazón o un ataque de pánico.


Según un estudio británico, los síntomas de ambas patologías se confunden en ocasiones cuando uno consulta al especialista. Una investigación revela que las personas que padecen trastornos del pánico presentan un riesgo mayor de desarrollar una enfermedad coronaria o de sufrir un infarto de miocardio.


El estudio, publicado en European Heart Journal, se suma a otros que en los últimos años han constatado la compleja relación entre mente y corazón. O lo que es lo mismo, entre trastornos como la depresión o la ansiedad extrema con un mayor riesgo de accidentes cardiovasculares.


A esta lista se suman ahora las crisis de pánico, un trastorno que, para los autores del citado estudio, debe considerarse en las consultas médicas como un factor independiente de riesgo de desarrollar una dolencia coronaria.


El trabajo comparó la evolución de cerca de 60.000 adultos diagnosticados de ataques de pánico con una muestra de más de 347.000 personas sin este tipo de antecedente. La incidencia del infarto aumentó de forma llamativa entre los primeros, sobre todo en aquellos menores de 50 años. También se incrementaron, en todas las edades, los diagnósticos de enfermedad coronaria.


Los investigadores creen que este hallazgo puede deberse a un error al diagnosticar los síntomas de enfermedad coronaria como ataques de pánico o a que realmente existe una relación causa-efecto entre éstos y el infarto. La hipótesis que se maneja es que estos episodios activan de forma excesiva el sistema nervioso simpático cardiaco, dañando las arterias y alterando el ritmo del corazón.




Publicado por Irma Ocampo en Corazon

16 de Diciembre, 2008 (20:00H)


Adolescente que vivió 118 días sin corazón


Adolescente que vivió sin corazón

Zhana Simmons, es una adolescente norteamericana que ha vivido 118 días sin corazón, con dos bombas implantadas en su lugar. Ahora, recuperada de un doble trasplante, la paciente y sus médicos cuentan el caso.


Los especialistas que la cuidaron, hasta que pudo someterse al segundo trasplante cardiaco, señalan que no es la primera vez que se consigue prolongar la vida de una persona sin corazón. La técnica es común en adultos y menores. Lo que no es corriente es optar por un dispositivo implantable, en lugar de uno externo, cuando el enfermo es un niño.


Para prolongar la vida de esta adolescente, se utilizó los instrumentos de larga duración que, en Europa, se conocen como 'Berlin Heart' y que pueden ser externos o internos.


"Creemos que es el primer paciente pediátrico en recibir este tipo de dispositivo", ha explicado Marco Ricci, director de Cirugía Cardiaca Pediátrica del Jackson Memorial Medical Center de Miami, Estados Unidos.


Para Zhana la experiencia de vivir conectada a un 'corazón artificial' resultó bastante "aterradora". "Nunca sabías cuando iba a funcionar inadecuadamente", ha murmurado esta joven de Carolina del Sur durante una rueda de prensa. "Era como si fuera una persona de mentira, realmente no existía. Simplemente estaba allí", añadió.


Con 14 años, su corazón se había debilitado y alargado hasta tal punto que había dejado de bombear sangre de manera adecuada, fruto de una cardiomiopatía. En julio de 2008, se sometió a un primer trasplante pero a los dos días sufrió un rechazo y se lo tuvieron que extraer. Mientras recuperaba la fuerza suficiente para someterse a un nuevo trasplante, los médicos optaron por implantarle el corazón artificial, compuesto por dos bombas, con el que impulsar adecuadamente la sangre y regular los latidos.


Entre las distintas complicaciones sufridas por Simmons en este periodo de tiempo, una de las más graves fue un fallo renal. Un día después de recibir el corazón, el 30 de octubre volvía a entrar en quirófano, esta vez para someterse a un trasplante de riñón.


Aunque el pronóstico de la paciente es bueno, sus médicos afirman que hay un 50% de posibilidades de que una persona trasplantada tenga que recibir un nuevo corazón durante los 12 ó 13 años posteriores a la cirugía.




Publicado por Irma Ocampo en Corazon

24 de Noviembre, 2008 (16:42H)


Una música alegre, un corazón feliz


La música alegre, alegra el corazónUn reciente estudio estadounidense, asegura que la buena música es beneficiosa para la salud cardiovascular. Según los investigadores, esto se debe a las emociones que promueven determinados acordes. Escuchar ritmos alegres o una canción que nos hace sentir bien provoca un sentimiento de bienestar que es capaz de influir en el endotelio, el tejido que recubre el interior de los vasos sanguíneos, haciendo que se dilate, lo que permite un mayor flujo sanguíneo.


De otro lado, la música que aumenta nuestra ansiedad actúa, por el contrario, reduciendo el calibre de venas y arterias, por lo que podría tener un potencial efecto dañino: "Habíamos demostrado previamente que emociones positivas, como la risa, eran buenas para la salud vascular. Por eso, una pregunta lógica era si otras emociones, como las evocadas por la música, tenían un efecto similar", explican los autores de este trabajo, que se ha presentado en el Congreso de la Asociación Americana del Corazón (AHA), que se celebra estos días en Nueva Orleáns, Estados Unidos.


Estos científicos, miembros de la Escuela de Medicina de la Universidad estadounidense de Maryland, reclutaron a 10 voluntarios no fumadores y sin problemas de salud. Entre otras cosas, les pidieron que eligieran una canción que les hiciera sentir bien y otra que aumentara su ansiedad y que acudieran con ellas al laboratorio.


Allí, mientras escuchaban los temas seleccionados, les sometieron a varios tests para medir la dilatación de sus vasos sanguíneos. A través de un tensiómetro colocado en el brazo y una prueba de imagen, los investigadores comprobaron si se producían cambios en el flujo sanguíneo con cada ritmo.


Además, también evaluaron la reacción de los voluntarios cuando escuchaban contenidos relajantes o veían vídeos que inducían a la risa. Los diferentes experimentos se repitieron durante un tiempo que varió entre los seis y los ocho meses, después de lo cual se llevó a cabo un análisis detallado de los datos obtenidos.


Los resultados pusieron de manifiesto que el diámetro del vaso sanguíneo del brazo estudiado se dilató un 26% después de escuchar la música calificada como alegre, mientras que se demostró que los temas relacionados con la ansiedad provocaron una reducción del 6% en el flujo sanguíneo de la zona.


Con la tecnología actual se hace fácil escuchar música en cualquier sitio. Por lo que es importante aprovechar el bienestar que nos pueda aportar escuchar nuestras canciones proferidas siempre que nos sea posible. Navegando en internet podemos encontrar una sin fin de páginas y programas para bajar música gratis. Así que descargar música e incluirla en nuestros distintos dispositivos es, hoy por hoy, una tarea sencilla. Solo hay que decidir los aparatos en los que incluir estas canciones y los lugares en los que vamos a escucharlos.


Así que cualquiera sea su música favorita, mientras sea para alegrarse, empiece a ofrecer a su corazón una ayuda para su bienestar. A escuchar música alegre se ha dicho.



Publicado por Irma Ocampo en Enfermedades de Corazon

12 de Noviembre, 2008 (15:00H)


Presentan el primer corazón con material orgánico


Un corazón artificial orgánico

El primer corazón artificial de material orgánico, fue presentado en París. Este corazón tiene la capacidad de imitar al corazón humano. Este dispositivo, creado con biomateriales que minimizan, o en el mejor de los casos, anula el riesgo de presentar coágulos y a la vez regula los fluidos de forma automática acaba de ser presentado por un equipo de investigadores franceses, que esperan proceder al primer trasplante en humanos dentro de dos años.


"Este órgano responderá a las necesidades de pacientes que sufren de un infarto masivo o que no tienen acceso a un corazón humano y les permitirá tener una vida normal", ha asegurado el médico del hospital Georges Pompidou de París, director del proyecto y uno de los cardiólogos más prestigiosos de todo el mundo, profesor Alain Carpentier.


El corazón artificial ha superado ya los ensayos clínicos en animales, esencialmente en vacas, y en bancos de ensayo artificiales, por lo que sus responsables consideran que hay que pasar a la fase industrial para poder probarlo en humanos. "Eso llevará unos dos años, contando todo el proceso técnico y la burocracia", ha asegurado el profesor Philippe Pouletty, otro especialista involucrado en el proyecto.


El corazón ha sido presentado a la prensa tras quince años de trabajos que se han desarrollado en un absoluto secreto. "No queríamos dar falsas esperanzas a los enfermos hasta que no estuviéramos seguros de que había opciones de que funcionara", ha afirmado Pouletty.


El nuevo corazón resuelve los dos principales problemas a los que hasta ahora se habían enfrentado las prótesis cardiacas artificiales: al contacto con materiales artificiales, la sangre crea coágulos de sangre que multiplican los riesgos de accidentes cardiovasculares. "Los materiales biológicos utilizados en este caso son hemo-compatibles, lo que limita los riesgos de coagulación", señaló Carpentier, mientras que Poluetty ha precisado que el material orgánico utilizado es de origen animal, similar al empleado habitualmente para fabricar válvulas cardiacas.


Por otro lado, los antecesores de la prótesis no regulaban de forma automática la actividad cardiaca, sujeta a cambios en función de la actividad del portador. El nuevo prototipo está dotado de captores electrónicos y de un complejo sistema electromecánico que detecta la posición en la que se encuentra el paciente, de pie, sentado o tumbado, además de la presión venosa y arterial ligada a su actividad, por lo que adapta la frecuencia cardiaca y el fluido a las diferentes situaciones.



Publicado por Irma Ocampo en Corazon

4 de Noviembre, 2008 (03:00H)


El zumo de mandarina contra los riesgos cardiovasculares de los niños


El zumo de mandarina para el corazón

Un grupo de investigadores de la Universidad de Valencia ha descubierto que la ingesta regular del zumo de mandarina reduce los riesgos cardiovasculares en la población infantil, al mejorar los marcadores antioxidantes de los niños con colesterol alto.


En el estudio, han participado 48 niños con hipercolesterolemia, a estos, se les suministró diariamente zumo de mandarina natural para determinar cómo influía su ingesta en los niveles de estrés oxidativo. Antes de comenzar el programa de seguimiento se realizaron análisis de sangre a los niños para determinar el daño oxidativo, los niveles de lípidos, proteínas, defensas antioxidantes, carotinoides, malondialdehído y brutatium.


"Todos los días, nuestro cuerpo produce radicales libres, unas moléculas muy reactivas que pueden dañar el organismo", comenta la doctora Pilar Codoñer, directora de la investigación y responsable de Pediatría del Hospital Universitario Doctor Peset de Valencia.


Los investigadores prefirieron el zumo de mandarina por su mayor contenido de flavonoides, unos compuestos naturales que actúan como antioxidantes, pese a su menor aportación de vitamina C. Cada semana los padres recibían la cantidad recomendada para el consumo de los niños, medio litro al día, es decir, dos vasos de zumo de mandarina que los niños sumaron a su dieta diaria habitual. Durante 28 jornadas, los progenitores vigilaron que los niños siguiesen el programa, aunque los pequeños realizaron una serie de pruebas que confirmaron que su ingesta había sido regular y adecuada.


Los exámenes sanguíneos realizados un mes después desvelaron que el jugo ejerció un fuerte efecto antioxidante en el organismo de los pequeños, debido a su efecto limpiador de superóxidos. Al final del estudio, los biomarcadores del estrés oxidativo en el plasma sanguíneo se redujeron considerablemente y además, casi se dobló el contenido de vitamina C. Este importante estudio, está publicado en el 'Journal of Pediatric Gastroenterology and Nutrition'.



Publicado por Irma Ocampo en Corazon

5 de Octubre, 2008 (10:00H)


Una polipíldora cardiaca


Infarto

Reino Unido, se encuentra en el primer lugar para probar mediante ensayos, el beneficio de la píldora que combina cuatro fármacos diferentes para prevenir las muertes cardiovasculares y los accidentes isquémicos.


Esta semana empezará a probarse la píldora en Londres. Setecientas personas de seis países diferentes (Nueva Zelanda, Australia, la India, Brasil, Holanda y Reino Unido), participarán en el ensayo clínico que podría desembocar en la autorización de la famosa polipíldora.


Si todo resulta como lo previsto, esta cantidad se podría multiplicar a más de 5.000 participantes, según informa el diario británico ‘The Guardian’. Esta píldora combina pequeñas dosis de cuatro fármacos diferentes: aspirina, una estatina para reducir el colesterol, un inhibidor de la enzima convertidora de angiotensina y un diurético, estos dos últimos para reducir la presión arterial.


El segundo tipo de pastilla, en la que se encuentra trabajando el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), consiste en combinar en un sólo fármaco los tres o cuatro medicamentos que normalmente toma un paciente que ha tenido un infarto de miocardio. Con esta idea se lograría un mejor cumplimiento de la medicación y, al mismo tiempo, lograr que el precio sea asequible, se podría facilitar su distribución en los países pobres, dicen los expertos.


'Corazón Rojo', ha sido el nombre con el se ha bautizado a esta polipíldora que, ojala cumpla con las expectativas planteadas.





Publicado por Irma Ocampo en Corazon

4 de Octubre, 2008 (02:00H)


Páginas: 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | Siguiente






  Blogs

© 2006 - 2019 Blogys
El blog de la buena salud