23 de Enero, 2019

    Secciones

    Buscar artículos
    Nuestros Blogys


























Enfermedades de Corazon



Página 2 de 5  


Una buena noticia para los amantes del café


Una buena noticia para los amantes del café




Según un reciente estudio, un par de tazas de café al día pueden ayudar a algunos pacientes cardíacos a evitar problemas más graves, siempre que estos tengan una presión arterial normal.


En la investigación, realizada por un equipo de la Universidad Harokopio y el Hospital Hippokration en Atenas y presentada en la Sociedad Europea de Cardiología en Praga, se halló que “de 374 pacientes que sufrieron un ataque al corazón o un episodio coronario grave, quienes tenían una presión normal y bebían uno o dos cafés al día eran un 88 % menos propensos a contraer una dolencia en la que el corazón deja de bombear sangre correctamente, frente a quienes no lo tomaban".


La llamada disfunción sistólica ventricular izquierda (LVSD, por su sigla en inglés) es un precursor común del fallo cardíaco.


Sin embargo, este efecto protector no se apreció en pacientes con elevada presión sanguínea, ya que la ingesta de café está asociada con un incremento de la probabilidad de desarrollar LVSD.


"El café contiene varios componentes biológicamente activos, que pueden tener tanto efectos benéficos como dañinos sobre el sistema cardiovascular", dijo la investigadora Christina-Maria Kastorini.


La fuente rica en antioxidantes y ácido clorogénico, podrían ser los elementos protectores del café, en los pacientes sin hipertensión.



Publicado por Irma Ocampo en Corazon

10 de Mayo, 2010 (20:20H)


La contaminación y los problemas cardiacos


La contaminación y los problemas cardiacos




No sólo el tabaco, la obesidad o el sedentarismo, son los enemigos latentes del corazón, púes a estos últimos también se ha unido la contaminación.


Según una reciente investigación, la polución derivada del tráfico acelera el proceso de la aterosclerosis (la oclusión progresiva de las arterias).


"Pudimos constatar que la aceleración de este proceso era mucho más rápida en aquellos que vivían a pocos metros de una autopista o una carretera con mucho tráfico", explicó Xavier Basagaña, miembro del Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (CRES) de Barcelona y coautor del estudio, publicado en la revista 'PLoS ONE'.


Con la ayuda de datos de investigaciones previas, su equipo realizó un seguimiento de tres años a alrededor de 1.500 personas que vivían en el área de la ciudad de Los Ángeles y a diferentes distancias de núcleos de tráfico.


En la investigación, se realizaron una medición del grosor de la pared de sus arterias carótidas, cada seis meses, una evaluación utilizada habitualmente para evaluar el grado de aterosclerosis y también evaluaron los niveles de contaminación de cada zona.


Los resultados del estudio, arrojaron que aquellos que vivían a unos 100 metros de una autopista o vía con mucho tráfico sufrían una aceleración del crecimiento de la placa de sus arterias de 5,5 micrómetros por año, lo que equivale a más del doble de la media de crecimiento anual.



Publicado por Irma Ocampo en Corazon

11 de Febrero, 2010 (14:00H)


Lo nuevo para restaurar las lesiones del corazón


Lo nuevo para tratar un corazón lesionado



Un grupo de científicos de la Universidad de Duke (Durham, Estados Unidos) ha desarrollado un nuevo parche biológico para reparar tejidos cardiacos lesionados en roedores.


El parche, que fue presentado en la reunión anual de la Sociedad de Ingeniería Biomédica, celebrada en Pittsburgh (Estados Unidos), representa una nueva promesa para reconstruir los tejidos dañados del corazón.


Para la fabricación del parche, el primer paso fue obtener células del músculo cardiaco (cardiomiocitos) a partir de células madre embrionarias de ratón, las cuales fueron encapsuladas en un gel de fibrina (proteína implicada en la coagulación de la sangre), que proporcionó el soporte mecánico necesario para que se formase un entramado tridimensional.


A este procedimiento se le añadió fibroblastos, que representan hasta un 60% de las células presentes en el corazón. Es así que el nuevo tejido cumplía la misión para la que fue creado: era capaz de contraerse y de conducir impulsos eléctricos, dos cualidades esenciales para que el corazón pueda latir y bombear sangre.


Sin embargo, los científicos advierten que sus resultados son todavía preliminares, pues demanda realizar muchas más investigaciones y pruebas antes de que el parche sirva para tratar a personas con problemas cardiacos.



Publicado por Irma Ocampo en Corazon

19 de Octubre, 2009 (20:00H)


¿Cómo reparar los tejidos dañados tras un infarto?


¿Cómo reparar los tejidos dañados tras un infarto?



Un grupo de investigadores israelíes acaba de dar una respuesta a esta gran interrogante. Los científicos han dado a conocer la creación de un 'parche' celular para subsanar el daño del infarto que se cultiva en el propio corazón del individuo.


Tras un infarto de miocardio, una parte del tejido cardiaco muere o sufre graves lesiones, que dan origen a un tejido cicatricial inútil, debido a la falta de oxígeno. Y como la capacidad de este órgano para regenerarse es limitada, el corazón no es capaz de realizar su función si el daño en los tejidos es de consideración.


Ahora, los estudiosos, procedentes de la Universidad Ben-Gurion del Néguev, desarrollaron una novedosa técnica cuyo objetivo era salvar uno de los principales obstáculos a los que se enfrentan los parches cardiacos. Para que éstos sean viables y útiles es imprescindible que logren una buena vascularización. Si no se forman vasos sanguíneos en el parche y estos no se acoplan adecuadamente con los del tejido en el que es implantado, el injerto fracasará.


Para lograr su objetivo principal, en lugar de cultivar los parches enteramente en el laboratorio, los autores decidieron trasladar su producción después de 48 horas al epiplon (una membrana que recubre el abdomen) de las ratas. El parche permaneció durante siete días injertado en dicho tejido, tiempo en el que aparecieron vasos sanguíneos en él.


“Después de trasplantarlos al tejido cicatricial, los parches cardiacos se combinaron estructural y eléctricamente con el miocardio del receptor, dando lugar a un efecto beneficioso sobre la función ventricular sistólica y diastólica”, escriben los autores.


"Utilizar el cuerpo como un biorreactor en el que fraguar el tejido cardiaco con una red estable y funcional de vasos sanguíneos representa una mejora significativa en la creación de parches cardiacos por encima de otros métodos ex vivo empleados en la actualidad para su producción", concluye el estudio.


Esta nueva técnica aún no se ha probado en humanos; pero según manifiestan los expertos, este es un gran paso en las investigaciones relacionas con las terapias después de un infarto.



Publicado por Irma Ocampo en Corazon

5 de Septiembre, 2009 (14:00H)


Un tipo de colesterol, el mayor culpable de los ataques cardíacos


El mayor causante de ataques cardiacos



Un grupo de investigadores daneses descubrieron que un tipo de colesterol ignorado es el causante de muchos ataques cardiacos. Los investigadores explicaron que los pacientes que tienen niveles superiores de una forma de colesterol poco conocida, llamada lipoproteína (a) y que varía hasta 1.000 veces de una persona a otra, eran también más propensas a sufrir ataques al corazón.

“Las estatinas (un grupo de fármacos usados para disminuir el colesterol en sus distintas formas), consumidas por millones de personas para reducir el riesgo de infarto y accidente cerebrovascular (ACV), no afectan a la lipoproteína (a) pero los resultados alentarían a desarrollar nuevos fármacos para reducir el colesterol”, dijo Borge Nordestgaard, del Hospital de la Universidad de Copenhague, quien dirigió el estudio.

Para averiguar el protagonismo de la lipoproteína (a) en los ataques cardíacos, el equipo de científicos analizó los genes de 45.000 hombres y mujeres que brindaron muestras de sangre para un amplio sondeo nacional que comenzó en 1976, evaluó los niveles de lipoproteína (a) y luego siguió a los sujetos hasta el 2007.

Los resultados han arrojado que las personas con los mayores niveles de este tipo de colesterol fueron las que padecieron más ataques cardíacos. Una variación genética determinada representaba alrededor de un cuarto de los casos de lipoproteína (a) elevada.

"La lipoproteína (a) ha estado rondando por un largo tiempo como factor de riesgo, pero las personas no la habían tomado demasiado seriamente porque no creían que causaba ataques cardíacos", dijo Nordestgaard.

"Ahora demostramos que, como el LDL, está causando infartos. Un problema es que las personas tienen escaso control sobre el colesterol, cuyos niveles pueden variar hasta 1.000 veces entre los individuos”, añadió el investigador.

La niacina, una vitamina que se suele prescribir genéricamente para disminuir el colesterol, también reduce los niveles de lipoproteína (a). No obstante, puede causar incómodo enrojecimiento. La aspirina también puede hacer descender la cantidad de lipoproteína (a).

Para finalizar, Nordestgaard manifestó la esperanza de que su estudio anime a los laboratorios a desarrollar un nuevo fármaco destinado específicamente a la lipoproteína (a).



Publicado por Irma Ocampo en Corazon

11 de Junio, 2009 (12:00H)


Células madre de la médula en tratamiento contra la angina de pecho


Céluals madre de la médula ósea para tratar angina de pecho



Aunque hasta el momento, los especialistas sólo habían apostado por su uso como terapia para los episodios agudos, como el infarto de miocardio, un estudio publicado en ‘JAMA’ muestra, los beneficios de las inyecciones de células madre de la médula ósea sobre la cardiopatía isquémica crónica.

Un grupo de científicos del Centro Médico de la Universidad de Leiden (Holanda) seleccionaron a 50 pacientes que sufrían angina severa y que no podían someterse al tratamiento habitual (revascularización). Del total de los participantes, la mitad fueron asignados al grupo de terapia con inyecciones de células de la médula (extraídas de la médula ósea de la cresta iliaca de los mismos pacientes, las cuales son ricas en células madre adultas, que han mostrado su capacidad para reparar tejidos dañados), mientras que al resto sólo se le inyectaría un placebo.

Los pacientes recibieron entre ocho y 10 inyecciones en diferentes segmentos del miocardio, el músculo del corazón, y se sometieron a una evaluación de su función cardiaca al cabo de tres y seis meses.

Después del periodo de seguimiento, los pacientes tratados con células madre de la médula mostraron cierta mejoría. Tanto el riego sanguíneo del miocardio como la función del ventrículo izquierdo eran significativamente mejores en este grupo.

Sin embargo, a pesar de los buenos resultados, los investigadores advierten que entre los participantes que sólo recibieron un placebo también se detectaron mejorías, aunque menores, que podrían deberse a "una mayor adherencia a la medicación o al cambio de estilo de vida".

Aunque hay muchos ensayos clínicos que se están realizando sobre terapia con células madre adultas, algunos científicos reconocen que todavía falta mucho por conocer sobre esta técnica.



Publicado por Irma Ocampo en Corazon

21 de Mayo, 2009 (19:03H)


Páginas: 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | Siguiente






  Blogs

© 2006 - 2019 Blogys
El blog de la buena salud