9 de Diciembre, 2018

    Secciones

    Buscar artículos
    Nuestros Blogys


























Cáncer



Página 7 de 13  


¿Cuál es el método más usado para detectar el cáncer de mama?


¿Cuál es el método más usado para detectar el cáncer de mama?



La mamografía sigue siendo el método más eficaz para detectar el cáncer de mama. El 19 de octubre, Día Mundial contra el Cáncer’, la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), como el Grupo Español de Cáncer de Mama (GEICAM), han recordado que la mamografía rutinaria a partir de los 45 ó 50 años sigue siendo la mejor manera de detectar a tiempo la enfermedad y reducir la tasa de mortalidad.


Según los cálculos del presidente de la SEOM, el doctor Ramón Colomer, de los 20.000 nuevos casos que se diagnosticarán en el año 2010, un 83% no será mortal para su portadora, gracias en gran parte a la "labor preventiva" de los programas de cribado con mamografías.


Por su parte, el doctor José Enrique Alés, miembro de la Junta directiva de GEICAM, ha recalcado que la mamografía es una "técnica perfecta", su eficacia a la hora de detectar tumores mamarios en estadios precoces es "indudable".


El cáncer de mama es la variedad tumoral más frecuente entre las mujeres de todo el mundo, seguido del cáncer colorrectal y los tumores ginecológicos (útero, cuello del útero y ovario), es por esos que María Antonia Gimón, presidenta de la Federación Española de Cáncer de Mama (FECMA), ha recordado que "es importante que las mujeres acudan rápidamente al médico si notan cualquier bulto en sus mamas ya que la enfermedad tiene una tasa de curación de hasta el 90% si se detecta en estadios precoces”.



Publicado por Irma Ocampo en Cáncer

26 de Octubre, 2009 (18:00H)


Un test sanguíneo para observar la evolución del cáncer


Un test sanguíneo para observar la evolución del cáncer



Según un estudio publicado en la revista 'Journal of Clinical Oncology', un análisis de sangre mediante el que se contabilizan las células tumorales circulantes ayudaría a los médicos a determinar la eficacia del tratamiento y la evolución de la enfermedad en pacientes de cáncer de mama con metástasis.


Dicho sistema haría mucho más sencillo el control de la enfermedad que en la actualidad emplea estudios radiológicos como el TAC o los ultrasonidos para evaluar si las pacientes se están beneficiando o no de la terapia aplicada.


Los científicos, dirigidos por Minetta Liu, directora del Centro Oncológico Integral Lombardi en Georgetown, practicaron extracciones de sangre para determinar el número de células tumorales circulantes en mujeres que debían ser sometidas a un nuevo tratamiento por cáncer de mama metastático.


Dichas muestras se recogieron al empezar la terapia y en intervalos de tres a cuatro semanas con el objetivo de comparar si el número de células cancerosas halladas en la sangre correspondía con la evolución de la enfermedad que indicaban las pruebas radiológicas, las que se realizaron cada nueve o doce semanas mientras las pacientes eran sometidas a tratamientos de quimioterapia, terapia endocrina o terapia combinada con un agente biológico.


En opinión de Liu:"este conocimiento anticipado puede permitirnos saber mucho más precozmente si la terapia es ineficaz, por lo que podemos cambiarla antes, evitando efectos secundarios innecesarios causados por agentes que no proporcionan beneficios, al tiempo que podría contribuir a una mejoras significativa en la supervivencia".


Además, la estudiosa agrega que: “si esperamos a realizar los estudios de imágenes en función de la aparición de nuevos síntomas y hallazgos sospechosos en pruebas rutinarias o por el cambio en el número de células tumorales podremos limitar el número de escáneres y reducir los costes sanitarios, el tiempo lejos de la familia y el trabajo y la exposición a radiografías y contrastes. Esto podría tener un impacto muy positivo en la calidad de vida de la paciente. La clave es encontrar la terapia más efectiva para cada afectada y equilibrar el beneficio obtenido con el tratamiento y su calidad de vida. Este método de seguimiento no invasivo, basado en un simple análisis de sangre, nos acerca a estas metas".



Publicado por Irma Ocampo en Cáncer

25 de Septiembre, 2009 (14:00H)


Factores que influyen en el riesgo de padecer un segundo cáncer de mama


Recaída en un cáncer de mama



Un nuevo estudio, realizado por los científicos del Centro de Investigación de Cáncer Fred Hutchinson (Estados Unidos), revela que la obesidad, el tabaco y el alcohol, son factores que incrementan las probabilidades de padecer de un nuevo cáncer de mama.


"Descubrimos que las mujeres obesas tenían un 50% más de riesgo de recaer en el cáncer, aquellas que consumían al menos una bebida alcohólica al día tenían un 90% y si eran fumadoras un 120%", afirman los autores de la investigación, publicada en 'Journal of Clinical Oncology'.


Como explican los estudiosos, la obesidad y el alcohol producen un aumento de los niveles de estrógenos circulantes y estos están relacionados con el cáncer de mama. Además, ellos apuntan que el humo del tabaco contiene sustancias cancerígenas y, al parecer, las toxinas que se liberan mientras se inhala se almacenan en los tejidos grasos del pecho, lo que aumenta las probabilidades de sufrir la enfermedad.


El equipo de científicos, ha realizado un estudio basado en 1.091 mujeres. Del total de las participantes, 365 fumaban, consumían como mínimo una bebida alcohólica al día y tenían un índice de masa corporal por encima de 30. Además, habían sido diagnosticadas del primer cáncer de mama y de la recaída.


De otro lado, frente es estos resultados, algunos expertos manifiestan que se deben realizar más estudios para determinar firmemente estas relaciones, entre los hábitos de vida y la recaída de un cáncer de mama.



Publicado por Irma Ocampo en Cáncer

20 de Septiembre, 2009 (12:00H)


Un receptor que está involucrado en la agresividad de las células cancerígenas


Hallan clave en la agresividad de las células cancerígenas



Un grupo de investigadores de la Universidad de California en San Diego, han hallado un receptor en la superficie de algunas células tumorales, que puede iniciar un proceso para que las células cancerígenas se hagan más agresivas.


Los científicos aseguran que han logrado entender un poco si ciertos cánceres agresivos, como los que atacan el colon, las mamas y la piel, responderán a cierto medicamento oncológico. Los investigadores dijeron que determinar si este receptor existe en las células tumorales podría indicar si los tumores están respondiendo al medicamento oncológico llamado dasatinib (Sprycel), aprobado para el tratamiento de una forma de leucemia.


"Estos resultados podrían permitirnos identificar la subpoblación de pacientes de cáncer que probablemente responderá al tratamiento con dasatinib", señaló en un comunicado de prensa David Cheresh, autor del estudio y vicepresidente de patología de la facultad de medicina de la UC en San Diego.


"En lugar de tratar a todos los pacientes que tengan un tipo de tumor dado de la misma manera, podemos personalizar el tratamiento de manera que podamos afectar a los pacientes que más probablemente sean sensibles a un medicamento", añadió.


Los expertos concluyen que el siguiente paso es diseñar un ensayo clínico para probar la teoría.



Publicado por Irma Ocampo en Cáncer

15 de Septiembre, 2009 (12:00H)


Compuesto químico capaz de acabar con las células madre cancerígenas


Compuesto químico para acabar con las células madre del cáncer



Un equipo de investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (EEUU), ha encontrado un compuesto químico que ataca de forma selectiva a las células madre del cáncer.


"Muchos tratamientos contra el cáncer, aunque matan a la mayor parte de las células tumorales, fracasan finalmente porque no eliminan las células madre del cáncer, que sobreviven para regenerar los tumores", explican los estudiosos en la revista ‘Cell’.


Las células madre del cáncer por representar una pequeña proporción de todas las que conforman un tumor, hacen que su aislamiento y su manejo sea muy complicado en laboratorio, lo que representa un obstáculo más para investigar con ellas.


A este entender, Piyush Gupta, del departamento de Biología del citado centro, y sus colegas manipularon muestras de tumores de mama para potenciar la presencia de las células madre.


Tras un proceso llamado transición epitelio-mesenquimal, Gupta y su equipo comprobaron que el número de células madre había aumentado 100 veces, así como la resistencia a la quimioterapia de la población.


Luego analizaron el efecto de 16.000 compuestos, que incluían extractos naturales y principios comercializados, sobre estas células. Se escogía un grupo de células y se cultivaba durante un día; después se añadía el agente químico y transcurridos otros tres días, se analizaba si las células habían muerto y en qué grado.


De las 32 sustancias que mostraron toxicidad selectiva contra estas células, ocho fueron seleccionados por sus propiedades para ser sometidos a exámenes más exhaustivos. De este grupo, la salinomicina, un compuesto con propiedades antibióticas que redujo 100 veces la proporción de células madre del cáncer en comparación con paclitaxel, un anticancerígeno muy común, fue la vencedora.


Además, las células tratadas con salinomicina tenían menos capacidad para causar tumores al ser inyectadas en ratones.


"Hasta la fecha, las terapias contra el cáncer se han diseñado para dirigirse a alteraciones genéticas específicas presentes en los tumores. Nuestros hallazgos indican que puede existir otra vía útil para su desarrollo: la búsqueda de agentes dirigidos a estadios específicos de la diferenciación de las células cancerígenas", manifiestan los investigadores.


“En el futuro, los tratamientos combinarán los fármacos tradicionales con otros especialmente creados para acabar con las células madre cancerígenas”, concluyeron.



Publicado por Irma Ocampo en Cáncer

20 de Agosto, 2009 (18:55H)


Camas bronceadoras, declaradas carcinogénicas por la OMS


Camas bronceadoras producen cáncer



La Organización Mundial de la Salud, mediante su Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer, ha clasificado las camas bronceadoras de rayos ultravioleta en la primera categoría de riesgo de cáncer, el grupo 1 de carcinogénicos para humanos.

El uso de lámparas solares y de camas solares que hasta el momento estaban clasificados en el grupo 2A como "probablemente carcinogénicos para humanos", ahora se ha vuelto muy peligrosos para la salud.

Además, la radiación ultravioleta también ha sido incluida en este grupo de riesgo. Los expertos señalan que el riesgo de melanoma de piel aumenta en un 75% cuando el uso de estos dispositivos comienza antes de los 30 años de edad. Además, varios estudios proporcionan evidencias de una asociación positiva entre el uso de los dispositivos de bronceado y el melanoma ocular.

La mutación genética característica causada por la radiación solar ultravioleta (UV) ha sido atribuida durante largo tiempo a la radiación ultravioleta B (UVB). Sin embargo, la misma mutación fue detectada en la piel de ratones tratados con radiación ultravioleta A (UVA) y en tumores de piel de ratón inducidos con rayos UVA.



Publicado por Irma Ocampo en Cáncer

7 de Agosto, 2009 (12:00H)


Páginas: 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | ... | 13 | Siguiente






  Blogs

© 2006 - 2018 Blogys
El blog de la buena salud