9 de Diciembre, 2018

    Secciones

    Buscar artículos
    Nuestros Blogys

























Obesidad y Equilibrio energético



Según diferentes estudios realizados en España en los últimos años, uno de cada tres niños o adolescentes es obeso. Siguiendo las conclusiones del Simposio “Obesidad y equilibrio energético”, celebrado en el marco del 61 Congreso de la Asociación Española de Pediatría, la causa de este aumento de obesidad entre nuestros niños y jóvenes es el desequilibrio entre la ingesta de calorías y el poco gasto que se realiza, es decir, consumimos más calorías de las necesarias, o bien, realizamos menos ejercicio del deseable para equilibrar esta descompensación.


El cambio en el estilo de vida, los niños no realizan actividades físicas, sino que permanecen más tiempo inactivos jugando con juegos electrónicos, o frente al ordenador, en detrimento de actividades de ocio al aire libre, o deportivas, hace que haya un desequilibrio importante y por lo tanto que aumente el número de niños obesos en nuestro país.



Esto lleva a la conclusión de que no hay alimentos malos, sino dietas inadecuadas. La obesidad exógena, aquella que no tiene causas genéticas, viene provocada por una dieta de mayor valor calórico al que nuestros niños necesitan, por lo que es fundamental mantener el equilibrio energético del organismo.


Para mantener este equilibrio es necesario aumentar la actividad física, ya que está demostrado que la actividad física se asocia con un menor contenido de grasa corporal, y de la misma forma se ha concluido que ver la televisión en exceso, ayuda al desarrollo de la obesidad.


Es importante poner en marcha campañas de prevención de la obesidad infantil para que desde la familia y la escuela (las dos instituciones más importantes en la educación y desarrollo de los niños), se lleven a cabo iniciativas que mejoren la relación entre una dieta sana y equilibrada y el ejercicio físico. Entre dichas iniciativas se plantean fomentar la actividad física, potenciar asignaturas como la educación física en las escuelas o poner más espacios deportivos a disposición de los ciudadanos. Por otro lado, también es importante disminuir el tiempo que los niños y jóvenes dedican a ver la televisión o al ocio inactivo y aumentar actividades en familia en otros entornos.


En definitiva se trata de que en la escuela y en la familia se fomente la adquisición de hábitos saludables desde la infancia.



Post Patrocinado



Publicado en Nutricion por Alfonso Sachettini

Tags:  obesidad , equilibrio energetico , prevencion
10 de Octubre, 2012 (10:00H)


Enviar a:

Artículos relacionados:






  Blogs

© 2006 - 2018 Blogys
El blog de la buena salud