25 de Junio, 2019

    Secciones

    Buscar artículos
    Nuestros Blogys

























Apendicitis: casuas, síntomas y cómo tratarlo



En cualquier momento podría sorprendernos un intenso dolor de abdomen y es posible que no sepamos de qué se trata y mucho menos como tratarlo. Muchos de estos dolores terminan siendo diagnosticados como apendicitis y si no se trata a tiempo puede conllevar grandes consecuencias como la peritonitis, una infección mucho más peligrosa que la apendicitis.

Ubicación del apéndice en el área abdominal
Imagen de A.D.A.M. en la que podemos ubicar el apéndice



Una apendicitis es la inflamación del apéndice, una pequeña extensión del intestino ubicada en el ciego, donde inicia el intestino grueso. Puede ocurrir a cualquier edad, pero es más común en los niños que en los adultos.

La causa es normalmente una infección o acumulación de heces (fecaloma) que bloquean el apéndice. También ocurre cuando la bacteria o gusanos que se encuentran en el intestino encuentran la forma de ingresar a las paredes del apéndice, debido a las bajas defensas del organismo, y logran infectarlo e inflamarlo.

Los síntomas son principalmente un gran dolor en el centro del abdomen, de forma intermitente. El dolor luego deriva hacia la fosa ilíaca, parte baja del abdomen en el lado derecho y se va acrecentando. Esta zona de alta sensibilidad a la palpación es conocida como el punto de MacBurney.

También se pierde el apetito y puede haber vómitos, síntomas que pocas veces son severos. Así mismo puede presentarse una diarrea o constipación, además de una fiebre intensa, sequedad en la lengua, rostro enrojecido, poco movimiento corporal y respiración superficial por causa del dolor.

Algunas veces los síntomas no son los típicos por lo que hay que tener cuidado y considerar que se trata de una apendicitis cuando el dolor abdominal es persistente.

Apendicitis en el 12 % de la población Cómo detectar Apendicitis en niños



Es de sumo cuidado el diagnostico exacto ya que muchas veces se ha confundido la apendicitis con otras afecciones como el intoxicación por alimentos, infecciones urinarias o incluso la adenitis mesentérica, que se trata de la inflamación de los ganglios linfáticos del abdomen.

Cómo tratar la Apendicitis El proceso de Apendicitis sigue la siguiente secuencia, luego de haberse obstruido el apéndice (por cualquier causa), se inflama, las arterias y venas se comprimen conllevando a una isquemia, que luego evoluciona a una gangrena, pasando a la necrosis y terminando en la perforación. Si llega la perforación pasa a Peritonitis.

El objetivo de la identificación a tiempo y el tratamiento es interrumpir esta secuencia. Por ello es importante acudir inmediatamente al médico si el adulto o niño tiene dolor abdominal súbito y severo, que se alargue más allá de seis horas. Entre tanto, no darle ni de comer o beber.

Una vez diagnosticado pasará a la única forma de solucionar la apendicitis, una operación, conocida como apendicetomía, para remover el apéndice inflamado por laparoscopía o laparotomía, antes de que este se rompa o se perfore.


Cómo prevenir apendicitis Operación de apendicitis


Si el apéndice se rompe el pus que salga de este puede extenderse por todo el abdomen causando la peligrosa peritonitis, que es la inflamación del revestimiento del abdomen, o un shock séptico. Ambos, podrían tener consecuencias graves como la infertilidad en el caso de las mujeres o incluso la muerte.

Normalmente el tratamiento de Apendicitis inicia con antibióticos para calmar el dolor e incluso fluidos intravenosos para hidratar al paciente. Después de la operación la recuperación es rápida (aunque depende de la edad, la condición de salud y la rapidez con la que fue atendido el paciente). De aparecer cualquier complicación llame inmediatamente a su médico.



Publicado en Otros por Luz Maribel Sanchez

Tags:  apendicitis , peritonitis , apendicectomia
18 de Septiembre, 2012 (01:00H)


Enviar a:

Artículos relacionados:






  Blogs

© 2006 - 2019 Blogys
El blog de la buena salud