20 de Marzo, 2019

    Secciones

    Buscar artículos
    Nuestros Blogys

























Miel el manjar saludable



Qué prefieres ¿miel o azúcar? Las excelentes propiedades de la miel en favor de la salud se han comprobado a lo largo de la historia. Es un producto cuyo proceso de producción totalmente natural garantiza mayores beneficios que el azúcar refinado libre de nutrientes y minerales. ¿Cuál de estos productos preferirías para endulzar tus vida?

El azúcar son hidratos de carbono que provienen de la caña de azúcar y la remolacha, cuya glucosa y sacarosa son expuestas a un proceso de refinamiento o purificación en el cual se extraen todos los minerales y vitaminas (a la que se llama impurezas), quedando solamente sacarosa, entre un 96 % (moreno) y 99.9 % (blanco). La sacarosa es un excelente energizante pero poco nutritivo.

En el otro lado de la moneda está la miel que es producida por las abejas. Se trata de un fluido natural compuesto por glucosa y fructosa (de fácil asimilación) que las abejas transforman a partir del néctar de flores y conservan en los panales. De aquí los apicultores extraen la miel.

Proceso de producción de la miel



Está conformada por un 18 % de agua, 38 % de fructosa, 31 % de glucosa, 1 % de sacarosa, 7,5 % de maltosa y 5 % de otros azúcares (isomaltosa, erlosa, rafinosa, entre otros). También contiene sales minerales fácilmente asimilables (calcio, hierro, fósforo, magnesio, potasio, manganeso, zinc y cobre), vitaminas (del complejo B y vitaminas A, C, D, E y K), enzimas, hormonas, ácidos orgánicos (acético, cítrico, entre otros) y antioxidantes (fenólicos y flavonoides).

Es importante saber que la capacidad de endulzar de la miel es mucho mayor a la del azúcar, entre un 20 a 30 por ciento más. El consumo moderado ideal de miel es entre 2 a 3 cucharaditas al día. Además, la miel contiene menos calorías que el azúcar, en 100 gramos el azúcar tiene 400 mientras que la miel 300.

La miel además de ser mucho más natural y más saludable para el consumo, también tiene propiedades curativas. Sus componentes de calcio ayudan a fortalecer los músculos y los huesos. Al respecto se han comprobado también sus efectos en contra de la artritis. Para ello se debe tomar una taza de agua caliente con dos cucharaditas de miel y una de canela en polvo todos los días. Si se consume diariamente como pasta de miel con canela untada en pan puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollar enfermedades del corazón; revitaliza venas y arterias.

En casos de diabetes, el consumo debe ser mínimo, ya que la miel contiene glucosa que podría afectar al paciente. Tampoco se recomienda su consumo en niños menores de 3 años, pues todavía no tienen ácidos suficientes para destruir las esporas de la bacteria que provoca el botulismo infantil (una enfermedad que afecta a los nervios, paraliza los músculos y que incluso puede llegar a ser mortal).

Con la miel aplicada exteriormente como cataplasma se pueden combatir infecciones en heridas haciendo que la piel se recupere pronto; tiene propiedades bactericidas y cicatrizantes. Esto sucede debido a que al aplicar la miel diluida en una herida húmeda (en etapa inicial) surge peróxido de hidrógeno (agente antibacteriano).

También es un excelente remedio aplicado sobre quemaduras y sobre picaduras e insectos (aplicar pasta de miel, agua y canela en polvo). Sus efectos contra infecciones son también internos, porque consumida con en agua (dos cucharaditas de miel y una de canela), durante una infección a los riñones puede acabar con los gérmenes que la producen.

Una cucharada de miel antes de acostarse puede resultar efectiva contra la tos. Esto se debe a que la miel se adhiere a las paredes del tejido inflamado, como la faringe y la protege; así se reduce la tos y el dolor de garganta. Para ello tomar varias veces al día, una cucharadita de miel con cuarta de canela en polvo. Si se quiere eliminar el colesterol es importante tomar dos cucharaditas de miel y tres de canela en polvo en agua tibia, tres veces por día.

La miel es buena hasta para curar la calvicie, aplicando sobre el cuero cabelludo una pasta resultante de la mezcla de aceite de oliva, miel y canela en polvo. Consumir esta mezcla de miel con canela ayuda también al proceso de digestión, fortifica el sistema inmune, suaviza la piel y ayuda a perder peso.

Nuevamente, surge la pregunta: qué prefieres?, ¿miel o azúcar? Tú decides, elige lo mejor para tu salud.



Publicado en Nutricion por Luz Maribel Sanchez

Tags:  miel , azucar , edulcorante
15 de Agosto, 2012 (01:00H)


Enviar a:

Artículos relacionados:






  Blogs

© 2006 - 2019 Blogys
El blog de la buena salud