20 de Marzo, 2019

    Secciones

    Buscar artículos
    Nuestros Blogys

























Aprovechar bien los alimentos significa conservar el medio ambiente



Si cada ser humano aprovecha mejor los alimentos puede contribuir a la conservación del medio ambiente. ¿Cómo? La forma es sencilla, simplemente, es imprescindible evitar desperdiciar alimentos.


Aprovechar bien los alimentos ayuda a conservar el medio ambiente
Si aprovechamos bien los alimentos que nos brinda la naturaleza podremos contribuir a su conservación


Según un estudio del investigador David Reay de la Universidad de Edimburgo (Escuela de Geociencias), se ha llegado a la conclusión de que mientras menos alimentos desperdiciemos menos contaminación generaremos.

Del estudio han salido a la luz dos factores importantes. Uno de ellos, que mientras menos carne consumamos se reduciría de manera significativa la emisión de óxido nitroso, un gas de efecto invernadero, utilizado en la fertilización de cultivos cuya producción está destinada a la alimentación de animales como la vaca o el pollo.

En la actualidad el consumo promedio de pollo en los países desarrollados es de 26 kilógramos anuales, por cada persona, mientras que en el país de Japón, la media es de 12 kilogramos (anuales, por persona).

Si los primeros logaran alcanzar la media japonesa seguramente para el año 2020 se lograría una notable reducción del nivel de contaminación que actualmente se genera a nivel mundial. Esto sería como quitar de las calles a 10 millones de coches.

Puntualmente, esto significa que si reducimos la consumición de carne, se reduciría la producción de alimentos para el ganado en las explotaciones agrícolas, reduciendo al mismo tiempo la utilización de fertilizantes de los que se desprende el óxido nitroso, un gas de efecto invernadero.


El desperdicio de alimentos como leche y pollo contribuye a la contaminación
Si reducimos el consumo de pollo y el desperdicio de alimentos como la leche podremos aportar a la conservación del medio ambiente


El estudio también revela otra gran fuente de contaminación ambiental, se trata del terrible hábito de tirar la leche por el desagüe. Claro, la leche en sí, no contamina, son los recursos utilizados durante todo el proceso que implica su producción, lo que contaminan.

En este punto volvemos a las explotaciones tanto agrícolas como ganaderas que se utilizaron para generar, en el caso de Edimburgo (donde se ha centrado el estudio), las 360 mil toneladas de leche que se desperdician anualmente, cuya producción generó la emisión de CO2, gases de efecto invernadero, de aproximadamente 100 mil toneladas; esta misma cantidad es la que emiten unos 20 mil automóviles al año.


Una de las medidas que mejor utilizamos para el aprovechamiento de los alimentos es el uso de cámaras frigoríficas. Existe una infinidad de aplicaciones sectoriales para cámaras frigoríficas. Instalaciones frigoríficas para el sector Hortofrutícola, refrigeración para Pan y derivados, Hostelería y Restauración, almacenes para logística, Túneles de congelación, almacenajes refrigerados para distribución, supermercados e hipermercados... con ello evitamos perder una gran cantidad de los alimentos enh los procesos intermedios entre la creación/recolección del alimento y su llegada al consumidor.


En www.camarasfrigorificas.es puedes encontrar toda una gama de cámaras de refrigeración tanto para productos específicos como para los diferentes tratamientos que los alimentos pueden tener durante su producción, manipulación y distribución.

Si sólo compráramos la leche necesaria y la supiéramos aprovechar, su producción no significaría el grado de contaminación que el estudio nos muestra. Así mismo, si adquirimos la cantidad de carne, vegetales, frutas, y demás productos, suficientes para nuestra alimentación contribuiríamos a la conservación del medio ambiente.



Publicado en Investigaciones por Luz Maribel Sanchez

Tags:  conservacion , medio ambiente , investigaciones de salud
15 de Mayo, 2012 (01:00H)


Enviar a:

Artículos relacionados:






  Blogs

© 2006 - 2019 Blogys
El blog de la buena salud